Les comunitats xineses a Catalunya

Posteado el Febrero 5th, 2011 en Asia,Presentació,Publicacions / Publicaciones,Xina por Jaumegine

El dijous 3 de febrer, la diàspora xinesa arreu del món va celebrar l’inici de l’Any Nou. També a Catalunya. Els xinesos concentren grans recursos humans, capitals, coneixements i habilitats en els negocis. Repartits per tots els continents, potencien la seva ferma irrupció en l’economía global. I com ho fan? Treballant mitjancant grups i aliançes familiars que impulsen unes relacions econòmiques i comercials  basades en la confianza i la reprocitat. Que pretenen? Fer negocis per guanyar diners. I gaudeixen de  molts capitals per aconseguir-ho. La Xina poseix les majors reserves de divises mundials. D’altra banda, els xinesos porten al seu ADN la tendencia a estalviar i generen les seves propies fonts de capitals que empren per a invertir i prestar-se diners  dins les seves xarxes familiars i socials.

 

A Catalunya hi viuen uns 50.000 xinesos. Son molts més si es sumen els que tenen la nacionalitat espanyola o un pasaport de la UE. Les xifres ballen perque també en hi han en una situació irregular. Es una comunitat una mica tancada però no conflictiva. I cada cop més influent. Impulsen l’associacionisme per canalitzar les seves relacions anb les institucions catalanes i afavorir una millor imatge i l’integració social del colectiu xinès al nostre país. Es interessant resaltar que la majoría provenen de Qingtian, un districte rural de la provincia de Zhejiang. També que es el grup, no l’individu, el que alimenta les llealtats i l’abast de les seves xarxes familiars, socials i econòmiques, de carácter transnacional, Uns lligams que es mantenen vius encara que els membres de la familia, entesa en un sentit ampli, estiguin distribuits entre distintes ciutats, paísos i continents.

 

Si a la cultura xinesa, la familia es el nucli bàsic social, en els negocis ho es l’empresa familiar. Quan aquesta progresa, el negoci s’expandeix, diversifica i s’intenta crear una multinacional familiar. Compten amb unes eficients xarxes de solidaritat i finançament a Catalunya i a l’exterior. Una exemple d’aquesta manera d’actuar en xarxa: les botigues dels xinesos dedicades al comerç al detall y marroquineria. Acostumen a ser una filial o un punt de venda d’una empresa familiar que inclou practicamnet tot el procés: la producció a la Xina, Italia o Catalunya, l’exportació-importació, la distribució i la venda. Els corretatges que incrementen el valor d’un producte que es manufacturat, exportat-importat, distribuit i venut pel mateix grup familiar, permet rebaixar el seu preu final, sense deixar d’obtenir uns beneficis. Aixi, es creen empreses molt competitives. I aquesta lògica d’operar en els negocis l’apliquen progresivament per entrar en altres i diversos sectors econòmics.

 

A la década dels viutanta, els xinesos començaren a obrir restaurants. Despres reivertiren els beneficis al sector textil, obrint botigues o bazars de regals. A continuació, noves inversions, constituint o compran empreses per introduir-se en altres sectors com son la construcció, l’agroalimentari i els serveis. I van guanyant potencial inversor i comercial, sobretot amb la Xina. En aquesta darrera fase, els xinesos mouen els capitals familiars en una doble direcció: les remeses del capital estalviat  s’envien als seus familiars per tal d’invertir a la Xina. A la vegada, amb les plusvalues, s’incrementen els inversions xineses a Catalunya.

 

La comunitat xinesa no es tan nombrósa com la magribí o la llatinoamericana pero el seu pes econòmic no pararà de creixer. Una dada rellevant: augmenta la xifra de xinesos que es donen d’alta a la seguretat social, com a contractats o autònoms. Son emprenedors, dinàmics i treballen molt, quasi sense descans. ,També estalvien tot el que poden i demanent prestams per a poder crear i arrivar a ser propietaris d’un negoci propi. Pero n’acostument a anar als bancs. Obtenen crèdits de la familia o amics, que constituyesen per al receptor com un deute d’honor. La paraula val igual o més que un contracte escrit. I si un xinès no compleix, perd el seu “mianzi” i els seus valiosos contactes “guanxi”, dins de la familia o grup al qual pertany.

 

Les primeres generacions d'emigrants no coneixien Catalunya, la seva cultura i llengua. El mateix passa avui amb els nouvinguts. El desconeixement i els factors culturals els porten a tancar-se i buscar suports solidaris entre els seus. Al mateix temps però creixen noves generacions de joves que han nascut i han estudiat aquí. Es pot dir que mantenen una doble pertinença cultural: d'una banda, són d'origen asiàtic i els seus pares es preocupen de que també parlin el xinès. Conserven els seus vincles familiars, culturals i econòmics d’origen. D'altra banda, són joves motivats, preparats i emprenedors que ja coneixen, perquè han nascut o crescut i viuen a casa nostra, la realitat econòmica, social i cultural del país d'acollida. Aquesta segona generació de joves són pedres precioses per a les institucions i les empreses catalanes que haurien d’animar-los a participar en la construcció de nexes econòmiques, socials i culturals entre Catalunya i la Xina.

 Publicado en el diari ARA, el 5 febrero 2011

China crece a costa de Estados Unidos y Europa

Posteado el Enero 22nd, 2011 en Asia,EEUU-Asia,Presentació,Publicacions / Publicaciones,Xina por Jaumegine

 

China salió fortalecida de la crisis financiera que explotó en EEUU en 2008. Dos años después es la segunda economía mundial. En 2010, creció un 10,3%, EEUU un 2,6%. Si sigue este ritmo será la primera antes de finalizar la presente década. Goldman Sachs lo anunció para 2027. Pero recientes predicciones de “The Economist” apuntan al 2019. Y si China no se abre al pluralismo político, podría ocurrir que la mayor economía del mundo no sea una democracia.

 

EEUU nunca imaginó perder su hegemonía global en unas décadas cuando en 1979 Jimmy Carter recibió a Deng Xiaoping. Se apoyó la entrada de China en la OMC, efectiva en 2001. Soñaba conquistar un potencial mercado de 1.350 millones de chinos e incorporarlos a la Globalización liderada por EEUU. También se creyó que el desarrollo económico comportaría la recepción por China de un modelo político democrático como el occidental, como ocurrió en Japón, Corea del Sur y Taiwán. Algunos analistas apostaron por 2008, el año olímpico chino, como el del salto democrático. Pero aquel año, EEUU golpeado por la crisis financiera quedó estancado mientras China dio un enorme salto, no político sino económico, para convertirse en el gran motor económico global. Sus reservas de divisas suman los 2,85 billones $. Hoy, es el acreedor de EEUU. Además, Pekín utiliza su sistema autoritario para gestionar, sin oposición política, los tiempos y los ritmos del proceso de transformación económica.

 

La visita de Hu Jintao a EEUU se produce tras un 2010 repleto de tensiones bilaterales. Obama repitió en Washington el mismo rosario de peticiones y quejas ya recitado cuando viajó a China en noviembre de 2009: el déficit comercial, el tipo de cambio yuan-dólar, la violación de los Derechos de la propiedad industrial e intelectual  (DPI), las subvenciones públicas a las empresas exportadoras chinas, contrarias las reglas de la OMC, etc. Insistió en las cumbres del G20 de Toronto y Seúl. No se llegó a acuerdos concretos. La respuesta china es reiterativa: adoptará un tipo de cambio del yuan más flexible respecto al dólar y el euro, pero no concreta cuando ni que a ritmo lo hará. En Seúl, Hu Jintao incluso criticó la intervención de la Reserva Federal de EEUU tras poner en circulación 600.000 millones $ de nuevo cuño para manipular a la baja el dólar.

 

Los desacuerdos persisten. El déficit comercial con China creció un 26%, alcanzando los 275.000 millones de $ en 2010. El yuan sigue infravalorado aunque Pekín afirma haberlo apreciado un 3,9% desde junio y anunció que podría subirlo un 5% en 2011. Y la piratería y las falsificaciones sigue reinando en las zonas poco desarrolladas del centro e interior del país Los chinos justifican el desequilibrio comercial en la mayor competitividad de sus productos. Y presumen tener una legislación exhaustiva para proteger los DPI, aunque no siempre la aplican de forma efectiva y transparente por los jueces y funcionarios chinos.

 

El potencial chino abarca todo el mundo. Aprovecha la crisis de EEUU para demostrar las excelencias de su modelo político y económico frente el occidental. Hu Jintao puso en tela de juicio la preeminencia del dólar. Pekín desea mejorar la posición del yuan en el sistema internacional. Cuenta con el apoyo de los BRIC. Anima a sus empresas a usar el yuan, en detrimento del dólar, en sus intercambios financieros y comerciales. Ha firmado “currency-swap agreements” con Indonesia, Malasia. Corea del Sur, Tailandia, Argentina, Brasil y Rusia que permiten intercambiar divisas con los Bancos Centrales. El primer paso: la “regionalización” del yuan en Asia. También firmó Acuerdo de libre comercio con ASEAN y Taiwán. Es el primer socio comercial de Japón, Corea del Sur, India y Australia. También de Brasil y Sudáfrica. Desarrolla una frenética diplomacia económica para conquistar los mercados de América Latina y África para asegurarse los recursos energéticos para seguir creciendo. Y cada cuota de mercado que gana China la pierden EEUU y la UE.

 

Pero el hipercrecimiento chino es insostenible y suscita interrogantes. La economía se recalienta y la inflación sube. Causan  desigualdades territoriales y sociales y un grave impacto medioambiental. La conflictividad social crece a la par con los precios de los alimentos que provocan mayor presión salarial. Los gobiernos provinciales y locales endeudados. Persiste una amenazante burbuja inmobiliaria. Si explota todos lo pasaremos peor. La economía china tal vez vuela demasiado rápido y alto y debería repostar para evitar un aterrizaje complicado.

 

En Washington, Obama comprobó otra vez el carácter sutil de las palabras, las sonrisas y los silencios de Hu Jintao. Buenas formas y genéricas declaraciones de intenciones. Si bien logró una buena tajada de contratos comerciales estimados en 40.000 millones $. China hará lo que más convenga a sus ambiciones e intereses estratégicos. No cederá en lo substancial. Y si lo hace es que aún necesita a EEUU. Ambos países son distantes, a veces antagónicos, pero necesitan entenderse.

  Publicado en ARA, el 22 enero 2011

  • Continuar Leyendo Comentarios desactivados en China crece a costa de Estados Unidos y Europa

Los gigantes necesitan energías limpias

Posteado el Enero 22nd, 2011 en Asia,Presentació,Publicacions / Publicaciones,Xina por Jaumegine

La irrupción de China e India como grandes motores de la economía global provoca un  crecimiento de sus necesidades y ambiciones energéticas. Ambos países desarrollan una ambiciosa diplomacia energética pareja a la de EEUU, la UE, Japón, Corea del Sur e India. Todos tienen una insaciable sed de petróleo, gas y otros recursos naturales y compiten para conseguirlos en América Latina, África, el Golfo Pérsico, etc. Y al crecer la demanda, los precios suben. China es el segundo importador y consumidor de petróleo. Juega fuerte y con ventaja: puede pagar más y al contado.

 

Ahora, se inicia otra competición global: la hegemonía en el dominio y el control de las nuevas tecnologías y la industria de las energías renovables y alternativas. Del 17 al 20 de enero se celebró en Abu Dhabi la 4º Cumbre mundial sobre el futuro de la energía. Reunió a empresas innovadoras e inversores públicos y privados de todo el mundo. Un gran marco para la oferta y la demanda de productos y servicios para afrontar los grandes retos medioambientales de los Estados. En diciembre de 2010, la Cumbre de Cancún insistió en la imperiosa necesidad de invertir en energías y tecnologías limpias para corregir los perniciosos efectos del Cambio Climático. El diagnóstico en Cancún fue claro. Hay que pasar del debate a la acción. Existen medios para reaccionar.

 

La nueva prioridad: la economía y la tecnología verde. Japón y Corea del Sur llevan una década invirtiendo, innovando, produciendo y exportando productos en el sector de las energías limpias. También EEUU y la UE. Lo consideran una nueva fuente para crear empleo. Últimamente han irrumpido las empresas chinas.

 

China ha crecido mucho pero con grandes desigualdades territoriales y sociales y un grave impacto medioambiental. Sigue siendo el primer productor y consumidor de carbón. Quema la mitad del carbón del planeta. Es el primer emisor mundial de dióxido de carbono. Pekín sabe que su actual modelo de crecimiento es insostenible. Ahora desea impulsar una estrategia “verde”. Precisa corregir la grave situación medioambiental y mejorar el control y la eficiencia energética. Ya cierra miles de fábricas obsoletas, muy contaminantes. Pero los retos son enormes y los logros aún escasos. Además, China es el primer mercado automovilístico mundial, con casi 20 millones de vehículos vendidos en 2010 que congestionan el tráfico en Pekín y otras grandes ciudades. Aquí radica el interés por los coches eléctricos e híbridos. El mundo no podría aguantar 2.600 millones de chinos e indios consumiendo, derrochando energía y contaminando como sigue haciendo Occidente.

 

China también ambiciona convertirse, a medio plazo, en un coloso global en la producción de energías limpias. Detrás irá India. Y pueden ganar el pulso a EEUU y la UE. El liderazgo en el sector va trasladándose de Occidente a Asia. China, India, Japón y Corea del Sur podrían sumar el 40%  de las inversiones en energías limpias en 2020. Pekín invierte en ellas y subvenciona a las empresas chinas, a las que volcó una parte significativa del Plan de estimulo económico de 2009. También incentiva aquellas inversiones extranjeras que aportan su mejor nivel tecnológico. En 1999, China fabricaba solo el 1% de las células fotovoltaicas de los paneles para generar energía solar. Diez años después, copa el 40% del mercado mundial. Ya es el primer fabricante de placas solares. Y en 2011 producirá más de la mitad de las turbinas eólicas. EEUU denunció en diciembre a Pekín por subvencionar ilegalmente a sus empresas exportadoras de equipos energéticos, contraviniendo las reglas de la OMC. Aunque EEUU también subvenciona a las suyas. El siguiente paso chino: liderar la construcción de reactores para centrales nucleares, un sector clave donde ha entrado con gran ímpetu Corea del Sur. Seúl logró en diciembre de 2009 un fabuloso contrato de 40.000 millones $ para construir cuatro reactores nucleares en los Emiratos Árabes Unidos.

 

Según la Agencia Internacional de Energía, China se convirtió en 2009, superando a EEUU, en el primer consumidor mundial de energía. Su demanda energética se multiplicará en las próximas décadas. También dominará la tecnología de las energías limpias. Más puestos de trabajo para China. Y otro reto geoestratégico para Occidente.

  Publicado en ARA, el 22 enero 2011

  • Continuar Leyendo Comentarios desactivados en Los gigantes necesitan energías limpias

En Pekín hay que hacer negocios, no pedir dinero

Posteado el Enero 8th, 2011 en Catalunya - Europa,Presentació,Publicacions / Publicaciones,Xina por Jaumegine

 

La reciente visita del viceprimer ministro Li Keqiang a Madrid despertó un interés inusitado. Fue muy bien recibido. China comprará más deuda española. Un gran respiro para unas arcas casi vacías. En 2011, los bancos y las cajas deben refinanciar unos 98.000 millones de euros, la mayor parte créditos al sector privado. El Estado otros 47.000 millones. Se comprende que en Madrid se recibiera al rey mago amarillo de Oriente con una larga alfombra roja. El presidente Zapatero presentó el compromiso chino como una muestra de la confianza de la segunda economía mundial a las reformas emprendidas por el Gobierno español

 

Pekín goza de la mayor bolsa de reservas de divisas mundial: 2,1 billones de $. Le urge diversificar su cartera exterior muy concentrada en los bonos del tesoro de EEUU. Comprando deuda española coloca sus enormes excedentes financieros a un interés elevadísimo, sin excesivos riesgos. España es un país de la UE que merece crédito. Pero la generosidad china, como los regalos de Reyes, no es gratuita. Los préstamos chinos deberán devolverse sumando intereses.

 

El apoyo financiero chino también tiene un precio político. Limita al deudor, la posibilidad de toserle al banquero. Y cuanto más se endeude menor será su capacidad de maniobra política ante el acreedor chino. La estrategia de Pekín ante los desequilibrios financieros y comerciales de la UE, es sutil. Podría ayudar directamente al euro apreciando el yuan. Pero no asume compromisos en Bruselas sí en Madrid. Prefiere saciar las urgencias financieras de países como Grecia, Portugal, Irlanda y España. Así gana aliados políticos para frenar las presiones de la UE para que se aprecie el yuan. En el G20 de Seúl algún país europeo mantuvo silencio. Y Zapatero obvió en Madrid cualquier referencia a la situación de los Derechos Humanos en China. Le Keqiang fue blindado para no incomodarle con preguntas sobre el encarcelamiento del premio Nobel de la Paz, Liu Xiaobo.

 

España cree que, si China compra deuda española, recuperará la confianza de los mercados financieros. Craso error. Puede ayudar a corto plazo. Pero solo la recuperará se impulsa ya y sin reservas las reformas estructurales, aún pendientes. Se ha perdido demasiado tiempo por falta de decisión y coraje del Gobierno. Y puede quedarse a medias. La OCDE  aplaudió la aprobada reforma laboral y la propuesta para el sistema de pensiones. Pero también insistió que las reformas pueden resultar insuficientes. Pidió cambios más contundentes.

 

La salida de la crisis no la traerán los reyes magos vengan de China, Alemania u otro lugar. No existen regalos gratuitos. No podemos endeudarnos más. Hay que trabajar más y mejor, aunque sea por algo menos. Las administraciones, las universidades, las empresas, los profesionales y los trabajadores deben ser más competitivas en un mundo global. A corto y medio plazo, la situación de las finanzas y del mercado laboral seguirá siendo complicada. Se saldrá de la crisis, a largo plazo y con esfuerzo, si las reformas se aplican seriamente.

 

Nuestra política exterior deberá reforzar su componente comercial. El presidente Artur Mas lo define como “Friendly Business”. Los Gobiernos deben desplegar una “diplomacia económica” como hacen nuestros mejores socios europeos. Hay que apostar por el sector exterior, excesivamente dependiente de la UE, para ganar cuota comercial en los mercados emergentes. China es el principal origen de nuestro elevado déficit exterior. Las tasas de cobertura en la balanza comercial de España con China fue, en período enero-octubre 2010, solo el 13,7%.

 

En sus recientes viajes a Pekín, Ángela Merkel, Nicolás Sarkozy y David Cameron acompañados de nutridas delegaciones empresariales, firmaron con los chinos fabulosos contratos de miles de millones de euros. No les pidieron préstamos, sino “hacer negocios”. Cuando Zapatero vuelva a China deberá cambiar su chip y asumir el “Friendly business”. Y aprovechar el mejor regalo recibido de Li Keqiang: sus declaraciones calificando España como “un líder mundial en informática, turismo, servicios bancarios, energía renovables y agricultura moderna”. Y tiene razón. Contamos con empresas, grandes y PIMES, muy competitivas. Pero hoy en China, solo operan unas 600 empresas españolas, muchas catalanas.

 

En Madrid se firmaron más declaraciones de intenciones que contratos comerciales. Se habla de una lluvia de 5.600 millones de euros, pero el 97% correspondía a un contrato entre Repsol y Sinopec acordado en octubre. En 2011 se debe pasar de las declaraciones a los resultados buscados: lograr más contratos para las empresas. Las potencialidades del mercado chino son inmensas. Nuestro futuro económico también se juega en Asia.

  Publicado en ARA, el 8 enero 2011

  • Continuar Leyendo Comentarios desactivados en En Pekín hay que hacer negocios, no pedir dinero

China e India, vecinos aún distantes

Posteado el Diciembre 28th, 2010 en Asia,India,Presentació,Publicacions / Publicaciones,Xina por Jaumegine

Los primeros ministros Wen Jiabao y Manmohan Singh, se reunieron hace unos días en Nueva Delhi. Representan los intereses de dos colosos donde habitan más de una tercera parte de la humanidad. China e India son dos grandes y antiguas civilizaciones que protagonizarán el siglo XXI. Existen varios conflictos, incluso disputas territoriales, que enturbian las relaciones políticas. Se rigen por dos sistemas políticos distintos. En China, el Partido Comunista mantiene un régimen autoritario y centralizado. India es, en cambio, la mayor democracia del mundo con un sistema federal, parlamentario y multipartidista que asegura la alternancia en el poder político. India es un mosaico de pueblos, culturas, lenguas, religiones y castas. China es mas uniforme con un predominio de la mayoría étnica “han”. Son dos países vecinos pero distantes. Persisten barreras culturales y de mala imagen mutua, tan altas como el Himalaya.

 

Pero, en la última década, se aceleró la interdependencia económica. China ya es el primer socio comercial de India, desplazando a Occidente. El comercio bilateral crece espectacularmente: desde 2.900 millones $ en 2000 hasta 60.000 millones $ en 2010. Llegará a 100.00 millones en 2015. Sin embargo, Nueva Delhi se queja del alto y creciente déficit comercial, con una balanza favorable a Pekín: 19.200 millones $ en 2010. Además esta cualitativamente desquilibrado: los chinos exportan manufacturas, los indios principalmente  recursos naturales.

 

Los empresarios indios temen ver su mercado inundado por todo tipo de productos chinos. Se sienten inquietos ante la gran potencial comercial e inversor chino en toda Asia. Crecerá aún más tras entrar en vigor el Acuerdo de Libre Comercio China-ASEAN que crea un grandioso mercado de 1.900 millones de personas. El crecimiento chino ha priorizado su sector exportador, el indio el consumo interno. Sin embargo, India esta cambiando su estrategia para abrirse al exterior. En 2009, firmó acuerdos de libre comercio con ASEAN y Corea del Sur y esta negociando otro con la UE. Impulsa, compitiendo con China, una diplomacia económica y también energética pues importa el 76 % de los recursos energéticos que consume.

 

Pekín pretende mitigar la apuesta política y económica de EEUU, la UE, Japón y Corea del Sur por una relación especial con Nueva Delhi. En Noviembre, Barack Obama visitó India acompañado de 215 empresarios y firmó 20 acuerdos comerciales por un valor de 10.000 millones $. Pero, después llegó Wen Jiabao con una delegación de 400 empresarios chinos y firmó 50 contratos por un valor de 16.000 millones $. China se pasea con una buena bolsa cargada de divisas y es recibida en todas partes con una gran alfombra roja.

 

Es innegable que el desarrollo chino es hoy muy superior al indio. Un sistema autoritario como el chino puede, a corto y medio plazo, movilizar grandes recursos para hacer crecer rápidamente el país. Sin embargo, si faltan unos contrapesos o controles democráticos, también se pueden cometer grandes y graves errores  políticos y económicos. India es hoy, tras China, el segundo motor de la economía mundial. Será, en dos décadas,  el país más poblado del mundo. En 2010, su economía crecerá casi un 9%. Muchos apuestan que también acabará superando económicamente a China.

 Publicado en ARA, el 25 diciembre 2010

  • Continuar Leyendo Comentarios desactivados en China e India, vecinos aún distantes

China decide, la UE sufre

Posteado el Diciembre 12th, 2010 en Presentació,Publicacions / Publicaciones,Xina por Jaumegine

UE-China: debilidades y contradicciones

Posteado el Noviembre 10th, 2010 en Asia,Catalunya - Europa,Presentació,Publicacions / Publicaciones,Xina por Jaumegine

La UE es la historia de un gran éxito. Reconcilió Alemania y Francia, los dos países que lideraron la reconstrucción económica europea culminada con la unión monetaria. Paralelamente, se amplió hasta tener 27 estados miembros con distinto nivel de desarrollo económico y social y de afección a los objetivos comunitarios. Pero no profundizó suficientemente en las reformas políticas necesarias para asegurar la gobernabilidad de una Unión tan heterogénea. Hoy padece una falta de liderazgo, de solidaridad y de una visión común necesaria para afrontar con decisión los nuevos retos de la Globalización. Es evidente que existen nuevas capacidades institucionales tras  aprobarse el Tratado de Lisboa. Pero debe mejorar la coherencia y la coordinación entre los miembros de la UE para alcanzar un mayor peso e influencia en las relaciones internacionales. La irrupción de China, India y de otras potencias emergentes hace más urgente un golpe de timón hacia la dirección correcta.

Las relaciones entre la UE y China son cada vez más contradictorias. Crece la interdependencia económica pero las relaciones políticas son cada vez más complejas. China asciende económicamente pero persiste con su modelo capitalista sin pluralismo político, lejos de los valores democráticos que comparten la UE y EEUU. En los dos últimos dos años se han producido situaciones políticamente tensas entre la UE y China como las que durante la presidencia francesa obligaron a aplazar en diciembre de 2008 la 11ª Cumbre, que se celebró finalmente en Praga el 20 de mayo de 2009. También la UE salió malparada diplomáticamente en la Conferencia sobre el Cambio Climático en Copenhague.

 

Algunas debilidades de la UE en su política exterior con Asia y con China en particular se manifestaron, el 6 de octubre, en la 13ª Cumbre UE-China que contó con la asistencia del primer ministro chino Wen Jiabao. El Comunicado Conjunto Final recogió el compromiso mutuo de abrir una nueva etapa en las relaciones UE-China. Muchas declaraciones de principios bien intencionadas. Pero no se logró avances y ni  mencionó ningún acuerdo concreto sobre los temas claves: la conveniente apreciación del yuan que provoca los actuales desequilibrios comerciales entre ambas partes, la insuficiente protección de los derechos de la propiedad industrial e intelectual  o la cuestión de los Derechos Humanos en China. El dossier sobre los Derechos Humanos provoca irritación en Pekín como quedó patente con su airada reacción tras anunciarse el 8 de octubre la concesión del Premio Nóbel de la Paz al disidente chino Liu Xiaobao. Lo considera una inaceptable intromisión en los asuntos internos chinos y sigue presionando a las chancillerías europeas para que boicoteen la ceremonia de entrega del premio que se celebrará en diciembre.

 

En Bruselas, la UE y China pusieron sus cartas sobre la mesa y allí quedaron. Otra oportunidad perdida. La UE no logró transmitir un mensaje unitario a Pekín. La estrategia china prioriza las relaciones bilaterales sobre las comunitarias. Tal vez la UE debería estrechar su colaboración con EEUU, Japón, India, Corea del Sur y otros países asiáticos. Se precisa que Pekín asuma sus responsabilidades internacionales no solo en los temas financieros, sino también en otras cuestiones como la protección de los Derechos Humanos, el calentamiento global y la proliferación nuclear en Irán y Corea del Norte. Pero Bruselas no tiene una posición común. Pekín lo sabe y va a lo suyo: proseguir con su desarrollo económico y posicionarse firmemente en los mercados mundiales. Ahora tiene como punto de mira a los mercados europeos.

 

Además de Bruselas, el primer ministro chino visitó Grecia, Italia, Alemania y Turquía. Con su generosa ayuda financiera a España, Grecia, Portugal e Irlanda gana aliados en la UE para frenar las presiones de Bruselas a Pekín para que aprecie el yuan. Y con sus prometidas inversiones en infraestructuras y logísticas, especialmente en varios puertos mediterráneos, China confía abrir vías para que sus empresas y productos gocen de un mejor acceso al mercado interior europeo. También esta abriéndose paso en Europa del este, especialmente en Polonia y Rumania.

 

Tras la gira europea del primer ministro Wen Jiabao en octubre, el presidente chino Hu Jintao  visitó Portugal y Francia los días 4 al 7 de noviembre. En Lisboa se comprometió a apoyar la recuperación de las maltrechas finanzas lusas comprando deuda pública. En París, se firmaron contratos industriales que podrían alcanzar, según fuentes chinas, los 14.000 millones de euros. Ayudarán a corregir el enorme déficit comercial que Francia tiene con China (20.000 millones de euros). Está claro que el Dalai Lama ya no volverá a pisar el Palacio del Elíseo.

  Publicado en Estudios de Política Exterior, el 10 noviembre 2010

Páginas: 1 2

  • Comentarios desactivados en UE-China: debilidades y contradicciones

Lagunas chinas

Posteado el Noviembre 9th, 2010 en Asia,Presentació,Publicacions / Publicaciones,Xina por Jaumegine

China presentó en la Expo Shanghai 2010 sus credenciales para convertirse en otra potencia tecnológica mundial. Pero, como todo rápido proceso de desarrollo, el chino padece lagunas, entre ellas, una insuficiente protección de los derechos de la propiedad industrial e intelectual (DPI). Es cierto que ha hecho indudables avances legislativos desde su entrada en la OMC en 2001.  Sin embargo, las leyes no son interpretadas y aplicadas de forma efectiva y transparente por parte de sus jueces y funcionarios. Existe una dicotomía entre el discurso oficial y la realidad diaria.

 

China solo se convertirá en una defensora de los DPI cuando sus grandes empresas sean también líderes tecnológicos. Y están en ello, pues ya es mucho más que la fábrica del mundo. Sus empresas ya producen bienes de alto valor añadido, lanzan sus propias marcas e incluso compran otras de renombre mundial para entrar en las redes de distribución internacional controladas por EEUU, la UE y Japón.

 

No obstante, su estrategia será diversa en función de sus intereses. Protegerá los DPI en las grandes ciudades de las provincias costeras, priorizando los de las marcas chinas. La protección será más laxa por las empresas extranjeras. Un doble rasero con fines proteccionistas para favorecer el control del mercado interior por las empresas chinas. En cambio, la protección de los DPI será escasa en las zonas poco desarrolladas del centro e interior del país. Allí, los chinos seguirán fabricando y exportando productos falsos o pirateados, accesibles a los bolsillos de los consumidores con rentas bajas, chinos o del resto del mundo.

 

Debemos proteger mejor nuestros DPI. Los chinos son emprendedores, hábiles y sutiles y si te despistas te marcan un gol por la escuadra Jugar en China es complicado porque las reglas de juego son inconcretas, no siempre se cumplen y el árbitro puede ser parcial. Muchas empresas no registran internacionalmente las marcas, las patentes y los derechos de autor. Entonces, algún avispado jugador chino las copia o falsifica y las vende e incluso exporta impunemente. Y si corre más y los registra en China antes que el verdadero propietario, este deberá recurrir a los Tribunales chinos en un complejo y costoso proceso. El jugador infractor será amonestado, pero cabe que siga jugando al día siguiente y siga marcando más goles. Conclusión: se deben registrar sin demora los DPI aunque no se prevea comerciar o invertir en China.

 A pesar de todo, China es un mercado imponente donde merece persistir y asumir unos riesgos que pueden mitigarse si la empresa se prepara con tiempo. Es el primer país exportador y será el primer mercado consumidor mundial. Para muchas empresas ya lo es. Las clases medias crecen rápidamente. Y millones de chinos que ahora compran productos falsos, ansían prosperar y demostrar su nuevo status social, comprando productos de calidad. Hoy es aún un buen momento y hay espacio para entrar en el mercado chino.  

Los DPI son el nuevo oro negro del Siglo XXI. Seguirán las disputas económicas entre los países desarrollados y los emergentes. EEUU y la UE presionan a China para que asuma sus compromisos sobre los DPI. Pero China lo hará cuando le convenga.

 

Páginas: 1 2

  • Comentarios desactivados en Lagunas chinas

Cumbres UE-Asia: China crece y se crece, la UE no suma

Posteado el Noviembre 5th, 2010 en Asia,Catalunya - Europa,Presentació,Publicacions / Publicaciones,Xina por Jaumegine

Los días 4 al 6 de octubre de 2010 se celebraron en Bruselas la 8º Cumbre ASEM (Asia-Europe Meeting) y la 13º Cumbre UE-China. Las cumbres fueron también el marco para varios contactos bilaterales entre diversos los jefes de Estado o de Gobierno asistentes. Estos encuentros se celebraron en un complejo contexto político y económico en el que destacan el imparable ascenso económico de China, la crisis financiera que acosa a determinados miembros de la UE y la denominada “guerra de las divisas” que afecta a las valoraciones del dólar y del euro con respecto a la del yuan y otras monedas de los países emergentes.

 

China es, tras superar a Japón, la segunda economía mundial. Solo tiene por delante a los EEUU. Tras estos tres países, aparecen en un ranking del Banco Mundial, 4 países europeos: Alemania (4º), Francia (5º), Reino Unido (6º) e Italia (7º). Si se suman a estos cuatro PIB los de España (12º) y los restantes países comunitarios, la UE es de largo la primera economía mundial. Sin embargo, mientras China crece la UE no siempre suma.  Sigue dividida y ausente a los ojos del mundo, especialmente para los asiáticos. Si observamos el mapa euroasiático, destaca el color amarillo del coloso chino mientras la UE aparece difuminada entre un mosaico de colores y un laberinto de barreras políticas. Podría ser mucho más que un gran mercado con una moneda única si actuase con una estrategia común y hablase con una sola voz en los ámbitos de la política exterior y de seguridad ante China y otras potencias emergentes.

 

La UE es la historia de un gran éxito. Reconcilió Alemania y Francia, los dos países que lideraron la reconstrucción económica europea culminada con la unión monetaria. Paralelamente, se amplió hasta tener 27 estados miembros, muy heterogéneos y con distinto nivel de desarrollo económico y social. Pero no profundizó suficientemente en las reformas políticas necesarias para asegurar la gobernabilidad de una Unión tan compleja. Hoy padece una falta de liderazgo, de solidaridad y de una visión común necesaria para afrontar con decisión los nuevos retos de la Globalización. Es evidente que existen nuevas capacidades institucionales tras  aprobarse el Tratado de Lisboa. Pero debe mejorar la coherencia y la coordinación entre los miembros de la UE para alcanzar un mayor peso e influencia en las relaciones internacionales. La irrupción de China, India y de otras potencias emergentes hace más urgente un golpe de timón hacia la dirección correcta.

 

a)   ASEM constituye un foro informal que desde 1996 favorece el diálogo político y la búsqueda de consensos entre Europa y Asia en cuestiones claves para asegurar la gobernabilidad mundial. La 8ª Cumbre ASEM convocó, los días 4 y 5 de octubre, a los 27 miembros de la UE, 16 asiáticos además de los representaciones de las instituciones comunitarias y del Secretaria General de la ASEAN. Participaron, por primera vez, 3 nuevos miembros, Rusia, Australia y Nueva Zelanda. Reunió a 46 estados que representaban el 58% de la población, el 50% del PIB y el 60% del comercio mundial. Los socios asiáticos de ASEM suman el 25% del comercio total de la UE. China, Japón, Corea del Sur e India representaron en 2009 el 12,9%, el 4%, el 2,3% y el 2,3% del comercio exterior de la UE. A la vez se organizaron varios foros que convocaron a delegaciones de parlamentarios, empresarios y otros representantes de las sociedades civiles de los países. También se reunió la Asia Europa Foundation (ASEF) que organizó la conferencia “Connecting Civil Societies”.

 

La Cumbre ASEM ofreció a europeos y asiáticos una excelente oportunidad para contrastar sus posiciones en cuestiones económicas y monetarias a las puertas de la cumbre del G20 (Seúl, 11 y 12 de noviembre) y a pocas semanas de que se celebre en Cancún la próxima cumbre sobre el Cambio Climático. También acogió varios encuentros bilaterales como el mantenido entre los primeros ministros Wen Jiabao y Naoto Kan enfrentados por la disputa territorial sobre las islas Sentaku/Diaoyu. La Cumbre aprobó el 5 de octubre, la Declaración “Hacia una más efectiva Gobernabilidad global”. Destaca el apoyo a una reforma de las cuotas del FMI que refleje adecuadamente el peso y las responsabilidades de las potencias emergentes en la economía mundial, un tema tratado en la cumbre del G20 celebrada en Seúl el 11 y 12 de noviembre. La UE mostró su disposición a ceder parte de su peso a las potencias emergentes, hasta dos de las nueve sillas que ocupa en el FMI.

 

b)   Mayor interés suscitó la 13ª Cumbre UE-China reunida el 6 de octubre con la asistencia del primer ministro chino Wen Jiabao. Se trataron temas claves como la valoración del yuan que afecta a las balanzas comerciales de los países de la UE o la situación de los Derechos Humanos en China. Todos ellos quedaron sobre la mesa sin acuerdo alguno. Más que un acercamiento se constató como aún persisten posiciones distantes entre la UE y China. Pero las diferencias también se dan entre los 27 miembros de la UE a la hora de afrontar el reto chino. Siguen priorizando los intereses estatales sobre los comunitarios.

 

La UE es el primer socio comercial de China y esta es, tras EEUU, el segundo socio comercial de la UE. En la primera mitad de 2010, China representaba el 8,5% de las exportaciones y el 17,8% de las importaciones totales de la UE. Según Eurostat, el valor del comercio exterior de mercancías de la UE se triplicó entre 2000 y 2009. Las exportaciones a China se incrementaron desde 26.000 millones a 82.000 millones de euros. También las importaciones subieron de 75.000 millones en 2000 a 248.000 millones en 2008 si bien cayeron a 215.000 millones en 2009 debido a la crisis económica. Alemania es el primer exportador a China (47%), seguido de Francia (10%), Italia (8%). Alemania también es el primer importador (23%) seguido de Holanda (17% por el “efecto Rótterdam”, Reino Unido (13%) e Italia (10%). Pero el déficit comercial de la UE con China sigue imparable y afecta a todos los estados excepto Irlanda y Finlandia. Los mayores desequilibrios afectan a Holanda, Reino Unido, Italia, España y Francia. En cambio, la UE gozó en 2009 de un superávit comercial en los servicios. La UE es también un inversor neto en China.

 

Los europeos acusan a China de infravalorar el tipo de cambio del Yuan para mantener, y si cabe incrementar, sus exportaciones a la UE. Una situación que perjudica la competitividad de las empresas europeas, alimenta el déficit comercial comunitario e interno y dificulta la recuperación económica y la creación de empleo en la UE. Existen otros conflictos como el de la insuficiente protección de los derechos de la propiedad industrial e intelectual en China. Pekín también ha endurecido el trato de las empresas europeas que operan en China. Las alemanas se quejan contra la agresividad de las empresas estatales chinas que, con el apoyo financiero gubernamental, desarrollan prácticas de “dumping” con las que ganan mercados y contratos públicos. BASF y Siemens han criticado las prácticas chinas que condicionan el acceso al mercado interior chino a las transferencias de tecnologías o de know-how por parte de los inversores. La UE también deberá competir con China para adquirir los llamados “materiales raros” imprescindibles para industrias como las alemanas. En este delicado tema Pekín ya enseñó sus dientes a Tokio en septiembre.

 

En Bruselas Wen Jiabao hizo oídos sordos a las pretensiones europeas de que el yuan se aprecie gradualmente para frenar las actuales tensiones monetarias. Pekín anunció en junio, antes de asistir a la cumbre del G20 de Toronto, que dejaría apreciar el yuan. Pero desde entonces solo subió un 2% respecto al dólar pero cayó un 9% respecto al euro.

 

Wen Jiabao utiliza la tradicional estrategia china de quejarse más que su interlocutor. Se excusa en que China es aún un país en vías de desarrollo que precisa la cooperación ajena para seguir creciendo económicamente, aunque sea a costa de los demás. Insiste en que China es un país emergente con una baja renta per cápita que debe crear más empleo para seguir la senda del desarrollo económico. Wen Jiabao dejó claro, en su intervención en Europe-China Business Forum, que una rápida y amplia apreciación del yuan causaría una catarata de cierres de empresas exportadoras chinas con una perdida de millones empleos, algo que provocaría una gran inestabilidad social en su país. Y concluyó que si China sufre conflictos económicos y sociales sería un desastre para el comercio mundial.

 

Pero el subdesarrollo chino no encaja con que China cuente con la mayor bolsa de reservas de divisas del mundo. Además de Bruselas, Wen Jiabao visitó Grecia, Italia, Alemania y Turquía lanzando el mensaje de que Pekín hará grandes esfuerzos para apoyar la estabilidad del euro aportando una generosa ayuda financiera a los países de la zona euro afectados por la crisis financiera. Desde principios de 2010, Pekín ha comprado deuda de España, Portugal, Irlanda y Grecia. Le urge diversificar sus compras de bonos extranjeros hasta ahora muy concentradas en los de EEUU. En su tour europeo, China se comprometió a seguir comprando bonos del tesoro y a invertir en proyectos de infraestructura o logísticos. Pero cabe recordar que los préstamos deberán devolverse. Y cuando más compren, menor será el margen de maniobra política de los países deudores europeos ante el acreedor chino. También las inversiones chinas facilitarán el desembarco de sus empresas y sus productos en el mercado interior europeo. Grecia e Italia sacaron una buena tajada del maná chino. Pueden convertirse en la puerta de entrada china en Europa. También España, Irlanda e incluso Hungría, Polonia y otros estados de Europa del este aspiran a serlo.

 

La estrategia china en la UE es clara: “divide y vencerás”. No asume compromisos en Bruselas pero si los busca en Atenas o Roma. Podría ayudar directamente al euro incrementando el valor del yuan pero prefiere ayudar financieramente a los países miembros de la zona euro. China confía que saciando las necesidades financieras de varios miembros de la UE, ganará aliados dentro de la UE para frenar las presiones de Bruselas para que aprecie el tipo de cambio del yuan.

 

A falta de una sola y firme voz europea, Pekín prefiere tratar separadamente con Berlín, París, Londres o Madrid. Y ya se sabe que cada Estado prioriza sus intereses nacionales. Nicolas Sarkozy normalizó sus relaciones con China durante su visita oficial a Pekín en abril y las reforzó, con ocasión del último viaje del presidente Hu Jintao a París del 4 al 6 de noviembre.  Buscó el apoyo chino a sus ambiciosos propuestas para la reforma del sistema monetario internacional. Quiere asegurarse el éxito en la próxima cumbre del G20 que organizará y presidirá Francia en 2011. También Angela Merkel visitó oficialmente Pekín en julio para apoyar a las empresas alemanas que operan en el complejo mercado chino. Alemania es el primer socio comercial de China en la UE con unos intercambios comerciales que alcanzaron la cifra de 20.700 millones de euros en 2009, con un claro superávit comercial favorable a China. Y los inversores chinos están invirtiendo, al igual que los rusos y árabes, en el mercado inmobiliario de Londres. Y Madrid presume tener unas excelentes relaciones “políticas”, aunque las comerciales son aún escasas, y confía que Pekín siga comprando deuda pública española.

 

c)   Las relaciones entre la UE y China son cada vez más complejas y contradictorias. Crece la interdependencia económica pero las relaciones políticas han empeorado. China asciende económicamente pero persiste con su modelo capitalista sin pluralismo político, lejos de los valores democráticos que comparten la UE y EEUU. En los dos últimos dos años se han producido situaciones políticamente tensas como las que durante la presidencia francesa en 2008 obligaron a aplazar la 11ª Cumbre UE-China, celebrada finalmente en Praga el 20 de mayo de 2009.

 

Los resultados de la 13ª cumbre UE-China en Bruselas fueron otra vez agridulces. El Comunicado Conjunto Final expresaba el compromiso de las partes de abrir una nueva etapa en las relaciones UE-China. Pero no mencionó ningún acuerdo concreto sobre los temas clave como la conveniente apreciación del yuan que provoca los actuales desequilibrios comerciales. Tampoco referencia alguna a la cuestión de los Derechos Humanos en China. Herman Van Rompuy y Juan Manuel Barroso afirmaron haber dialogado abiertamente con Wen Jiabao sobre este espinoso tema y insistieron en que China debe  ratificar el Pacto Internacional sobre los Derechos Civiles y Políticos aprobado por las NNUU en 1966. Pekín solo ha ratificado el Pacto Internacional sobre los Derechos Económicos, Sociales y Culturales. El dossier sobre los Derechos Humanos irrita a China como quedó patente con su airada reacción tras anunciarse el 8 de octubre la concesión del Premio Nóbel de la Paz al disidente chino Liu Xiaobao.

 

En la cumbre de Bruselas la UE y China pusieron sus cartas sobre la mesa y allí quedaron. Otra oportunidad perdida. La UE no logró transmitir un mensaje unitario a Pekín. Debería estrechar la colaboración con EEUU, Japón, India, Corea del Sur y otros países asiáticos para lograr que Pekín asuma sus responsabilidades internacionales en temas como los Derechos Humanos, el calentamiento global y la proliferación nuclear en Irán y Corea del Norte. Pero parece que Pekín va a lo suyo: proseguir con su desarrollo económico y posicionarse firmemente en los mercados mundiales. También en el mercado interior europeo.

 

El Tratado de Lisboa constituyó un gran avance institucional para lograr una UE más coordinada en la escena mundial. Pero el problema de fondo es la falta de voluntad de los Estados para adoptar posiciones comunes en la política exterior. China lo sabe y actúa en consecuencia. Tras la gira europea de Wen Jiabao en octubre, también el presidente chino Hu Jintao visitó Portugal y Francia a principios de noviembre. Fue recibido con una gran alfombra roja. Mientras la UE no acaba de sumar, China crece y se crece ante la UE.

 Publicado en ESADEgeo, el 5 noviembre 2010

  • Comentarios desactivados en Cumbres UE-Asia: China crece y se crece, la UE no suma

Cumbres UE-Asia: China crece y se crece, la UE no suma

Posteado el Noviembre 5th, 2010 en Catalunya - Europa,Presentació,Publicacions / Publicaciones,Xina por Jaumegine

Los días 4 al 6 de octubre de 2010 se celebraron en Bruselas la 8º Cumbre ASEM (Asia-Europe Meeting) y la 13º Cumbre UE-China. Las cumbres fueron también el marco para varios contactos bilaterales entre diversos los jefes de Estado o de Gobierno asistentes. Estos encuentros se celebraron en un complejo contexto político y económico en el que destacan el imparable ascenso económico de China, la crisis financiera que acosa a determinados miembros de la UE y la denominada “guerra de las divisas” que afecta a las valoraciones del dólar y del euro con respecto a la del yuan y otras monedas de los países emergentes.

 

China es, tras superar a Japón, la segunda economía mundial. Solo tiene por delante a los EEUU. Tras estos tres países, aparecen en un ranking del Banco Mundial, 4 países europeos: Alemania (4º), Francia (5º), Reino Unido (6º) e Italia (7º). Si se suman a estos cuatro PIB los de España (12º) y los restantes países comunitarios, la UE es de largo la primera economía mundial. Sin embargo, mientras China crece la UE no siempre suma.  Sigue dividida y ausente a los ojos del mundo, especialmente para los asiáticos. Si observamos el mapa euroasiático, destaca el color amarillo del coloso chino mientras la UE aparece difuminada entre un mosaico de colores y un laberinto de barreras políticas. Podría ser mucho más que un gran mercado con una moneda única si actuase con una estrategia común y hablase con una sola voz en los ámbitos de la política exterior y de seguridad ante China y otras potencias emergentes.

 

La UE es la historia de un gran éxito. Reconcilió Alemania y Francia, los dos países que lideraron la reconstrucción económica europea culminada con la unión monetaria. Paralelamente, se amplió hasta tener 27 estados miembros, muy heterogéneos y con distinto nivel de desarrollo económico y social. Pero no profundizó suficientemente en las reformas políticas necesarias para asegurar la gobernabilidad de una Unión tan compleja. Hoy padece una falta de liderazgo, de solidaridad y de una visión común necesaria para afrontar con decisión los nuevos retos de la Globalización. Es evidente que existen nuevas capacidades institucionales tras  aprobarse el Tratado de Lisboa. Pero debe mejorar la coherencia y la coordinación entre los miembros de la UE para alcanzar un mayor peso e influencia en las relaciones internacionales. La irrupción de China, India y de otras potencias emergentes hace más urgente un golpe de timón hacia la dirección correcta.

 

a)   ASEM constituye un foro informal que desde 1996 favorece el diálogo político y la búsqueda de consensos entre Europa y Asia en cuestiones claves para asegurar la gobernabilidad mundial. La 8ª Cumbre ASEM convocó, los días 4 y 5 de octubre, a los 27 miembros de la UE, 16 asiáticos además de los representaciones de las instituciones comunitarias y del Secretaria General de la ASEAN. Participaron, por primera vez, 3 nuevos miembros, Rusia, Australia y Nueva Zelanda. Reunió a 46 estados que representaban el 58% de la población, el 50% del PIB y el 60% del comercio mundial. Los socios asiáticos de ASEM suman el 25% del comercio total de la UE. China, Japón, Corea del Sur e India representaron en 2009 el 12,9%, el 4%, el 2,3% y el 2,3% del comercio exterior de la UE. A la vez se organizaron varios foros que convocaron a delegaciones de parlamentarios, empresarios y otros representantes de las sociedades civiles de los países. También se reunió la Asia Europa Foundation (ASEF) que organizó la conferencia “Connecting Civil Societies”.

 

La Cumbre ASEM ofreció a europeos y asiáticos una excelente oportunidad para contrastar sus posiciones en cuestiones económicas y monetarias a las puertas de la cumbre del G20 (Seúl, 11 y 12 de noviembre) y a pocas semanas de que se celebre en Cancún la próxima cumbre sobre el Cambio Climático. También acogió varios encuentros bilaterales como el mantenido entre los primeros ministros Wen Jiabao y Naoto Kan enfrentados por la disputa territorial sobre las islas Sentaku/Diaoyu. La Cumbre aprobó el 5 de octubre, la Declaración “Hacia una más efectiva Gobernabilidad global”. Destaca el apoyo a una reforma de las cuotas del FMI que refleje adecuadamente el peso y las responsabilidades de las potencias emergentes en la economía mundial, un tema tratado en la cumbre del G20 celebrada en Seúl el 11 y 12 de noviembre. La UE mostró su disposición a ceder parte de su peso a las potencias emergentes, hasta dos de las nueve sillas que ocupa en el FMI.

 

b)   Mayor interés suscitó la 13ª Cumbre UE-China reunida el 6 de octubre con la asistencia del primer ministro chino Wen Jiabao. Se trataron temas claves como la valoración del yuan que afecta a las balanzas comerciales de los países de la UE o la situación de los Derechos Humanos en China. Todos ellos quedaron sobre la mesa sin acuerdo alguno. Más que un acercamiento se constató como aún persisten posiciones distantes entre la UE y China. Pero las diferencias también se dan entre los 27 miembros de la UE a la hora de afrontar el reto chino. Siguen priorizando los intereses estatales sobre los comunitarios.

 

La UE es el primer socio comercial de China y esta es, tras EEUU, el segundo socio comercial de la UE. En la primera mitad de 2010, China representaba el 8,5% de las exportaciones y el 17,8% de las importaciones totales de la UE. Según Eurostat, el valor del comercio exterior de mercancías de la UE se triplicó entre 2000 y 2009. Las exportaciones a China se incrementaron desde 26.000 millones a 82.000 millones de euros. También las importaciones subieron de 75.000 millones en 2000 a 248.000 millones en 2008 si bien cayeron a 215.000 millones en 2009 debido a la crisis económica. Alemania es el primer exportador a China (47%), seguido de Francia (10%), Italia (8%). Alemania también es el primer importador (23%) seguido de Holanda (17% por el “efecto Rótterdam”, Reino Unido (13%) e Italia (10%). Pero el déficit comercial de la UE con China sigue imparable y afecta a todos los estados excepto Irlanda y Finlandia. Los mayores desequilibrios afectan a Holanda, Reino Unido, Italia, España y Francia. En cambio, la UE gozó en 2009 de un superávit comercial en los servicios. La UE es también un inversor neto en China.

 

Los europeos acusan a China de infravalorar el tipo de cambio del Yuan para mantener, y si cabe incrementar, sus exportaciones a la UE. Una situación que perjudica la competitividad de las empresas europeas, alimenta el déficit comercial comunitario e interno y dificulta la recuperación económica y la creación de empleo en la UE. Existen otros conflictos como el de la insuficiente protección de los derechos de la propiedad industrial e intelectual en China. Pekín también ha endurecido el trato de las empresas europeas que operan en China. Las alemanas se quejan contra la agresividad de las empresas estatales chinas que, con el apoyo financiero gubernamental, desarrollan prácticas de “dumping” con las que ganan mercados y contratos públicos. BASF y Siemens han criticado las prácticas chinas que condicionan el acceso al mercado interior chino a las transferencias de tecnologías o de know-how por parte de los inversores. La UE también deberá competir con China para adquirir los llamados “materiales raros” imprescindibles para industrias como las alemanas. En este delicado tema Pekín ya enseñó sus dientes a Tokio en septiembre.

 

En Bruselas Wen Jiabao hizo oídos sordos a las pretensiones europeas de que el yuan se aprecie gradualmente para frenar las actuales tensiones monetarias. Pekín anunció en junio, antes de asistir a la cumbre del G20 de Toronto, que dejaría apreciar el yuan. Pero desde entonces solo subió un 2% respecto al dólar pero cayó un 9% respecto al euro.

 

Wen Jiabao utiliza la tradicional estrategia china de quejarse más que su interlocutor. Se excusa en que China es aún un país en vías de desarrollo que precisa la cooperación ajena para seguir creciendo económicamente, aunque sea a costa de los demás. Insiste en que China es un país emergente con una baja renta per cápita que debe crear más empleo para seguir la senda del desarrollo económico. Wen Jiabao dejó claro, en su intervención en Europe-China Business Forum, que una rápida y amplia apreciación del yuan causaría una catarata de cierres de empresas exportadoras chinas con una perdida de millones empleos, algo que provocaría una gran inestabilidad social en su país. Y concluyó que si China sufre conflictos económicos y sociales sería un desastre para el comercio mundial.

 

Pero el subdesarrollo chino no encaja con que China cuente con la mayor bolsa de reservas de divisas del mundo. Además de Bruselas, Wen Jiabao visitó Grecia, Italia, Alemania y Turquía lanzando el mensaje de que Pekín hará grandes esfuerzos para apoyar la estabilidad del euro aportando una generosa ayuda financiera a los países de la zona euro afectados por la crisis financiera. Desde principios de 2010, Pekín ha comprado deuda de España, Portugal, Irlanda y Grecia. Le urge diversificar sus compras de bonos extranjeros hasta ahora muy concentradas en los de EEUU. En su tour europeo, China se comprometió a seguir comprando bonos del tesoro y a invertir en proyectos de infraestructura o logísticos. Pero cabe recordar que los préstamos deberán devolverse. Y cuando más compren, menor será el margen de maniobra política de los países deudores europeos ante el acreedor chino. También las inversiones chinas facilitarán el desembarco de sus empresas y sus productos en el mercado interior europeo. Grecia e Italia sacaron una buena tajada del maná chino. Pueden convertirse en la puerta de entrada china en Europa. También España, Irlanda e incluso Hungría, Polonia y otros estados de Europa del este aspiran a serlo.

 

La estrategia china en la UE es clara: “divide y vencerás”. No asume compromisos en Bruselas pero si los busca en Atenas o Roma. Podría ayudar directamente al euro incrementando el valor del yuan pero prefiere ayudar financieramente a los países miembros de la zona euro. China confía que saciando las necesidades financieras de varios miembros de la UE, ganará aliados dentro de la UE para frenar las presiones de Bruselas para que aprecie el tipo de cambio del yuan.

 

A falta de una sola y firme voz europea, Pekín prefiere tratar separadamente con Berlín, París, Londres o Madrid. Y ya se sabe que cada Estado prioriza sus intereses nacionales. Nicolas Sarkozy normalizó sus relaciones con China durante su visita oficial a Pekín en abril y las reforzó, con ocasión del último viaje del presidente Hu Jintao a París del 4 al 6 de noviembre.  Buscó el apoyo chino a sus ambiciosos propuestas para la reforma del sistema monetario internacional. Quiere asegurarse el éxito en la próxima cumbre del G20 que organizará y presidirá Francia en 2011. También Angela Merkel visitó oficialmente Pekín en julio para apoyar a las empresas alemanas que operan en el complejo mercado chino. Alemania es el primer socio comercial de China en la UE con unos intercambios comerciales que alcanzaron la cifra de 20.700 millones de euros en 2009, con un claro superávit comercial favorable a China. Y los inversores chinos están invirtiendo, al igual que los rusos y árabes, en el mercado inmobiliario de Londres. Y Madrid presume tener unas excelentes relaciones “políticas”, aunque las comerciales son aún escasas, y confía que Pekín siga comprando deuda pública española.

 

c)   Las relaciones entre la UE y China son cada vez más complejas y contradictorias. Crece la interdependencia económica pero las relaciones políticas han empeorado. China asciende económicamente pero persiste con su modelo capitalista sin pluralismo político, lejos de los valores democráticos que comparten la UE y EEUU. En los dos últimos dos años se han producido situaciones políticamente tensas como las que durante la presidencia francesa en 2008 obligaron a aplazar la 11ª Cumbre UE-China, celebrada finalmente en Praga el 20 de mayo de 2009.

 

Los resultados de la 13ª cumbre UE-China en Bruselas fueron otra vez agridulces. El Comunicado Conjunto Final expresaba el compromiso de las partes de abrir una nueva etapa en las relaciones UE-China. Pero no mencionó ningún acuerdo concreto sobre los temas clave como la conveniente apreciación del yuan que provoca los actuales desequilibrios comerciales. Tampoco referencia alguna a la cuestión de los Derechos Humanos en China. Herman Van Rompuy y Juan Manuel Barroso afirmaron haber dialogado abiertamente con Wen Jiabao sobre este espinoso tema y insistieron en que China debe  ratificar el Pacto Internacional sobre los Derechos Civiles y Políticos aprobado por las NNUU en 1966. Pekín solo ha ratificado el Pacto Internacional sobre los Derechos Económicos, Sociales y Culturales. El dossier sobre los Derechos Humanos irrita a China como quedó patente con su airada reacción tras anunciarse el 8 de octubre la concesión del Premio Nóbel de la Paz al disidente chino Liu Xiaobao.

 

En la cumbre de Bruselas la UE y China pusieron sus cartas sobre la mesa y allí quedaron. Otra oportunidad perdida. La UE no logró transmitir un mensaje unitario a Pekín. Debería estrechar la colaboración con EEUU, Japón, India, Corea del Sur y otros países asiáticos para lograr que Pekín asuma sus responsabilidades internacionales en temas como los Derechos Humanos, el calentamiento global y la proliferación nuclear en Irán y Corea del Norte. Pero parece que Pekín va a lo suyo: proseguir con su desarrollo económico y posicionarse firmemente en los mercados mundiales. También en el mercado interior europeo.

 

El Tratado de Lisboa constituyó un gran avance institucional para lograr una UE más coordinada en la escena mundial. Pero el problema de fondo es la falta de voluntad de los Estados para adoptar posiciones comunes en la política exterior. China lo sabe y actúa en consecuencia. Tras la gira europea de Wen Jiabao en octubre, también el presidente chino Hu Jintao visitó Portugal y Francia a principios de noviembre. Fue recibido con una gran alfombra roja. Mientras la UE no acaba de sumar, China crece y se crece ante la UE.

  Publicado en ESADEgeo, el 5 noviembre 2010

Páginas: 1 2

  • Comentarios desactivados en Cumbres UE-Asia: China crece y se crece, la UE no suma
Próxima Página »