Asia marca el rumbo. Las claves estratégicas y económicas del siglo XXI

Posteado el diciembre 25th, 2012 en Asia,Corea,EEUU-Asia,India,Japó,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

Desde principios del siglo XXI, el centro de gravedad mundial se está desplazando a gran velocidad hacia el continente asiático, donde varios países emergentes, China e India especialmente, se consolidan como motores del crecimiento económico y reconfiguran un nuevo orden internacional.

Jaume Giné Daví, experto conocedor de Asia, radiografía esta nueva realidad y nos da la receta para afrontar la situación actual: mejorar nuestro conocimiento de los países asiáticos para reforzar nuestras relaciones econó-micas con sus mercados emergentes.


Asia marca el rumbo es un análisis actual, profundo y documentado de las transformaciones políticas, econó-micas y sociales que se desarrollan en Asia-Pacífico.
 

http://www.deriaeditors.cat/fitxa.php?id_titol=0000000085

Se refuerza la cooperació militar entre Seúl y Washington

Posteado el enero 13th, 2011 en Corea,EEUU-Asia,Presentació,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

 

La alianza estratégica entre Seúl y Washington se ha reforzado en 2010. Dos hechos decisivos: la escalada de la tensión militar de Corea del Norte y la activa posición militar china en el mar de la China. Ambos, han provocando cambios en la estrategia militar en Seúl y en Tokio, con dos consecuencias: una mayor implicación política de EEUU en Asia oriental y un rearme militar en la región.

 

Lee Myung-bak y Barack Obama celebraron varias encuentros a lo largo del año con ocasión de las cumbres donde participaron (G20, APEC, NNUU, etc.). También Hilary Clinton y Robert Gates visitaron varias veces Seúl. Cabe destacar la reunión 2+2 celebrada el 21 de julio con sus homólogos surcoreanos que sirvió para lanzar un claro mensaje político a Pyongyang y Pekín. Aquel día adoptaron una Declaración Conjunta con ocasión del 60 aniversario del inicio de la Guerra de Corea en la cual ambas partes reafirmaban su alianza estratégica.

 

La tensión militar se incrementó con el hundimiento del Cheonan el 26 de marzo y el bombardeo de la isla de Yeongpyeong el 23 de noviembre. También se produjeron algunos intercambios de disparos el 29 de octubre en la zona terrestre desmilitarizada. Otros días de gran tensión se produjeron con ocasión de las maniobras militares conjuntas entre los estadounidenses y surcoreanos en julio y diciembre, que irritaron  también a China. Pekín protestó por la participación del portaaviones “George Washington” en las maniobras navales de julio y presionó para que se realizasen en el mar del Este en vez del mar del Oeste frente a las costas chinas. También provocaron un esperado endurecimiento de la retórica belicista de Pyongyang amenazando con lanzar  una “guerra santa”, incluso nuclear, contra el Sur. El Consejo de Seguridad de las NNUU convocó el 19 de diciembre una reunión urgente ante la situación en la península coreana que acabó, como otras veces, sin acuerdos concretos.

 

Las intimidaciones norcoreanas han elevado el nivel de alerta militar en el Sur. Washington y Seúl denuncian que el Norte sigue produciendo uranio enriquecido para incrementar su arsenal nuclear. Barack Obama sigue presionando a Hu Jintao para que contenga las veleidades nucleares de Kim Jong-il. Washington considera que Pekín podría hacer mucho más que limitarse a pedir contención a ambas Coreas. Las relaciones entre Barack Obama y Hu Jintao no pasaban por un buen momento a las puertas del encuentro entre ambos en Washington, el 19 de enero de 2011.

 

La cooperación bilateral militar abarca múltiples aspectos, desde la prevención y la respuesta a cualquier tipo de ataque exterior hasta la adquisición y el mantenimiento de las capacidades militares surcoreanas. La agresividad demostrada por Pyongyang obliga a Seúl a llevar a cabo una reforma militar y a una mejora de los programas y medios de defensa, con especial atención a  los misiles de medio alcance, el Hyunmu-3C, y los antisubmarinos. Corea del Sur fue en 2009 el 7º comprador de armas a los EEUU, gastando 362 millones $, cifra que aumentará significativamente en 2010.

 

Corea del Sur también exporta armas. En 2010, sus exportaciones alcanzaron el record de 1.22 millones $, con un incremento del 2% respecto al 2009. Es menos de lo que se esperaba al fallar la venta de 7 aniones T-50 a Singapur y por la demora en la venta de otros K9 a Australia y Egipto. De todos modos es el cuarto año consecutivo que crecen sus exportaciones. En 2006 solo sumaban 253 millones $. Seúl aspira a desarrollar su industria militar con el objetivo de alcanzar unas ventas de 4.000 millones $ en 2020.

 

El presupuesto de defensa de Corea del Sur para 2011 (26.000 millones $) podría incrementarse casi un 7% respecto al de 2010. Otra cuestión de alta seguridad es la mejora de medidas para evitar los ataques cibernéticos lanzados por Corea del Norte que opera con 700 cyber hackers, capaces de amenazar la seguridad de la defensa militar  o afectar negativamente a la economía surcoreana. Así mismo, Corea del Sur y EEUU ultima el  nuevo plan operacional (OPNAL) para responder con más eficacia ante un eventual ataque militar, colapso político o económico u otra grave situación de emergencia con o en Corea del Norte. El 42º Security Consultive Meeting (SCM) se reunió el 8 de octubre en Washington.

 

EEUU tienen estacionadas en el Sur 28.500 militares y personal auxiliar que apoyan a los 655.000 soldados surcoreanos que deben afrontar la amenaza de más de 1.200.000 soldados norcoreanos al otro lado de paralelo 38. Pyongyang incrementó sus fuerzas especiales desde 120.000 hasta 200.000 soldados. Cuenta con más de 1000 misiles balísticos, 2.500 a 5.000 toneladas de armas químicas y 700 piezas de artillería de largo alcance y opera con 70 submarinos. El incremento de las fuerzas especiales norcoreanas preocupa en Seúl que, para corregir este desequilibrio, proyecta aumentar las fuerzas especiales de Corea de Sur, que ahora suman unos 20.000 soldados. De este modo al contingente surcoreano hay que sumarle las topas especiales de EEUU.

 

El malogrado presidente Roh Moo-hyun firmó con EEUU, en febrero de 2007, un acuerdo que prescribía que el control operacional unificado, en caso de guerra, pasaría del mando estadounidense (OPCON) al surcoreano. Se fijó el 17 de abril de 2012, como plazo para hacer efectiva la devolución del mando. Sin embargo, Lee Myung-bak era partidario de posponerla para más tarde del 2012. Considera que un mando militar unificado sigue siendo imprescindible para hacer frente a un eventual ataque norcoreano. Entiende que ha cambiado el contexto político existente en 2007. Entonces, Pyongyang había aceptado negociar una completa y definitiva desnuclearización. Pero el 25 de mayo de 2009 realizó un segundo ensayo nuclear y en 2010 atacó suelo surcoreano. Lee Myung-bak y Barack Obama decidieron el 27 de junio aplazar aquel traspaso hasta el 1 de diciembre de 2015.

 

Por otro lado, Seúl reemprendió en julio 2010 el envío de personal militar y civil surcoreano en Afganistán para desarrollar programas o proyectos de reconstrucción del país. La Asamblea Nacional aprobó el 25 de febrero una ley para desplegar hasta 350 soldados, durante 30 meses, a partir del 1 de julio de 2010 para proteger a los 120 civiles que desarrollan programas de reconstrucción en la provincia de Parwan al norte de Kabul. Se transportaron 320 soldados. Corea del Sur ya había enviado a Afganistán médicos e ingenieros militares entre 2002 y 2007. Este personal fue retirado después que 23 misioneros y voluntarios surcoreanos fuesen secuestrados y dos ellos asesinados por los talibanes en julio 2007. Cabe recordar que Corea del Sur envió 3.600 soldados a Irak en 2004, una presencia militar que finalizó en diciembre de 2008. En Febrero de 2010 también envió un contingente de 240 soldados a Haití para apoyar las tareas de ayuda humanitaria al país tras ser azotado por un devastador terremoto.

 

Otra cuestión importante es el inicio de los contactos bilaterales sobre la revisión del Acuerdo bilateral sobre la energía atómica firmado en 1973, que expira en 2014. Este acuerdo regula el uso de la energía nuclear para uso pacífico por parte de Seúl. Es un asunto de sumo interés para Corea del Sur que se ha convertido en un país exportador de tecnología nuclear.

 Publicado en IGADI, el 13 enero 2011

  • Continuar Leyendo Comentarios desactivados en Se refuerza la cooperació militar entre Seúl y Washington

Juegos peligrosos en Corea

Posteado el diciembre 14th, 2010 en Corea,Presentació,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

 

Corea del Norte bombardeó el 23 de noviembre la isla surcoreana de Yeongpyeong. Es la primera vez desde 1953 que el Norte atacaba “suelo” surcoreano causando víctimas civiles. Otro peligroso salto de Pyongyang en la escalada de tensión militar provocada para presionar hasta lograr un reconocimiento internacional del régimen autoritario por parte de EEUU, Corea del Sur y Japón.

 

Seúl no descarta nuevos ataques de la artillería norcoreana contra alguna de las cinco islas surcoreanas situadas frente la costa norcoreana. El estado de alerta es extremo, también a lo largo de la zona terrestre desmilitarizada. En esta zona, el Norte tiene estacionadas el grosor de los 180.000 miembros de sus tropas especiales. También cabe que Pyongyang denote un tercer ensayo nuclear en 2011. Insiste en situar el conflicto coreano en el centro de la agenda internacional de EEUU cuando las prioridades de Barack Obama están centradas en salir airoso del avispero de Afganistán.

 

 Kim Jong-il inició el 28 de septiembre una compleja transición dinástica designando sucesor a su hijo Kim Jong-un, un joven de 27 años sin experiencia política y militar. La escalada militar forma parte de su estrategia para mantener firme y fiel al Ejército y al Partido de los Trabajadores. Los dos Kim comparten el poder y alimentan las tensiones exteriores para enmascarar las disputas políticas internas. Pretenden también acallar a una población empobrecida y hambrienta, verdadera víctima de un régimen autoritario que viola sistemáticamente los Derechos Humanos.

 

Las sanciones internacionales han reducido las aportaciones de los países donantes, imprescindibles para financiar la ayuda humanitaria al país. NNUU ha advertido que unos 5 millones de norcoreanos, el 20% de la población, sobrevive el gélido invierno en una situación de extrema penuria alimenticia. Y una parte significativa de la ayuda no llega a los más necesitados que viven en las zonas rurales alejadas de la capital. Se prioriza su reparto entre la elite política y militar. La economía norcoreana atraviesa una situación desastrosa tras el estrepitoso fracaso de la reforma monetaria aprobada el 30 de noviembre de 2009. Fue una tormenta perfecta. El resultado fue más infracción, una fuerte devaluación del nuevo won, incluso frente al yuan, y un mayor peso económico y comercial chino en el país. El país se ha convertido “de facto” en un protectorado chino.

Corea del Norte es un Estado “fallido”, sin reserva de divisas pero con reservas de plutonio para fabricar bombas atómicas. Podría contar lo suficiente para montar más de 6 bombas atómicas.  Y no duda en utilizar el chantaje nuclear a sus vecinos. Incluso se permite despreciar las resoluciones del Consejo de Seguridad de las NNUU. Además, existe el riesgo evidente que impulse la proliferación nuclear, cooperando en el desarrollo de programas en terceros países, como Irán y Myanmar.

 

Tras la última agresión norcoreana, China hizo, sin éxito, un llamamiento para celebrar en Pekín un nuevo encuentro del Grupo de los Seis. EEUU, Corea del Sur y Japón están prestos a volver a negociar pero no a cualquier precio. Exigen que Pyongyang dé antes muestras inequívocas de estar realmente dispuesto a negociar su desnuclearización. Quieren hechos concretos y no nuevas promesas. Seúl exige además que Pyongyang reconozca su responsabilidad directa en el hundimiento de la corbeta “Cheonan”, el 26 de  marzo, que causó 46 bajas surcoreanas, algo que el Norte niega. Pero Kim Jong-il no renunciará a su “status nuclear” mientras no esté plenamente asegurada la sucesión dinástica.

 

La llave maestra para intentar resolver el conflicto está en manos de Pekín. Pero la posición china ha sido y continúa siendo ambivalente, aunque no monolítica. China tiende a conservar el actual “status quo” en la península coreana y solo permitirá modificarlo en la medida que vea claro que ello pueda favorecer sus intereses estratégicos. Estos intereses, principalmente económicos, permiten mantienen vivo, por ahora, al régimen de la dinastía Kim. Por su parte, Corea del Sur ya no tiene prisa en negociar con Pyongyang, cada vez más aislado internacionalmente. Espera que el Norte acabe colapsando económica y políticamente. Cree que solo es cuestión de tiempo. Y Seúl, Washington y Tokio han ultimado un plan de actuación para responder a una eventrual situación de emergencia.

 

Tampoco cabe descartar cambios en la posición china. Pekín se muestra cada vez más inquieto ante las veleidades nucleares norcoreanas que ya alimentan un rearme militar en Asia Oriental. Si se consolida un Norte “nuclear” tanto Corea del Sur como Japón podrian replantearse sus estrategias respecto a la tenencia de armamento nuclear. Y un conflicto militar en la península coreana afectaría negativamente a la economía china. También a su credibilidad internacional en tanto que potencia regional y global.

 Publicat al Centre d'Estudis Jordi Pujol, el 14 desembre 2010

Páginas: 1 2

  • Comentarios desactivados en Juegos peligrosos en Corea

La excelencia asiática

Posteado el diciembre 11th, 2010 en Asia,Corea por Jaumegine

 

El reciente Informe Pisa 2009 envía un claro mensaje: los estudiantes asiáticos superan a los occidentales. Incluso Finlandia, un estandarte de la excelencia, ha sido superado por Corea del Sur. En los diversos rankings, los resultados son demoledores. Los cinco primeros puestos en comprensión lectora los ocupan Shanghai (China), Corea del Sur, Finlandia, Hong-Kong y Singapur. En competencia matemática: Shanghai, Singapur, Hong-Kong, Corea del Sur y Taiwán. Y en competencia científica: Shanghai, Finlandia, Hong-Kong, Singapur y Japón.

 

Si la educación de los jóvenes es clave para la economía de todo país, el futuro pertenece a Asia Oriental. Además, todos los países y ciudades asiáticas destacadas comparten una base cultural confuciana. Y, salvo los surcoreanos, son estudiantes chinos. Otros bien situados son Australia, Nueva Zelanda y Canadá, resultando una conexión Asia-Pacífico. 

 

Corea del Sur se ha convertido, gracias a sus más altos niveles de educación, en un líder tecnológico y una Sociedad del Conocimiento. En 1950, el 70% de su población era analfabeta. ¿Cómo explicarlo? Las políticas públicas desarrolladas en las últimas décadas han sido exitosas. Hay otros factores clave: el firme compromiso de los padres coreanos en ser los primeros educadores de sus hijos y el alto reconocimiento de la formación en la sociedad coreana. En la tradición coreana se valora la disciplina, la jerarquía y el esfuerzo personal en el estudio y en el trabajo, que son valores confucianos. También en un hogar chino, la educación de los hijos es un factor importante junto a la solidaridad intergeneracional.

 

La OCDE resalta la firme apuesta del sistema educativo surcoreano por la excelencia, intentando que los alumnos desarrollen sus mejores capacidades. Pero alcanzarla requiere persistir en el esfuerzo. Las familias y los jóvenes invierten mucho tiempo y dinero en la educación.  Existe una competición, casi obsesiva, para estudiar en las mejores escuelas primarias y secundarias y obtener unas notas óptimas que, a su vez, permitan acceder a las mejores universidades del país.  Estas son la llave que abre las puertas para lograr los mejores puestos de trabajo en los sectores público y privado. Esta competición conlleva muchas horas de estudio para los adolescentes y grandes sacrificios personales y económicos para las familias coreanas, tal vez excesivos. Se estima que el 80% de los niños refuerzan sus  estudios con clases y tutorías particulares que se suman al horario lectivo ordinario. El alto coste de la educación influye en que muchas parejas decidan no tener más de uno o dos hijos.

 

Existe una fiebre educacional porque se considera la formación la mejor vía para la movilidad económica y social. Además, en plena crisis global, tener un título universitario ya no garantiza un trabajo bien remunerado.  En este contexto, enviar a los hijos, incluso muy jóvenes, a ampliar estudios al extranjero es otra presión en una sociedad obsesionada en lograr hablar un buen inglés, el idioma de la globalización. En las universidades de EEUU los estudiantes coreanos son el grupo más numeroso tras los chinos y los indios. El inglés es básico para una economía que depende del sector exportador. Corea del Sur es un país que no tiene recursos naturales pero sí humanos. Su futuro depende de la educación de sus ciudadanos.

Es evidente que para ser competitivo no es preciso ser asiático, ni confuciano. Requiere esforzarse para intentar lograr la excelencia en el trabajo. También buenas políticas educativas y solidaridad familiar. La cultura del esfuerzo no es un valor confuciano, sino universal. Nuestros jóvenes deben saber que, en un mundo globalizado, deberán competir con los asiáticos

 

Páginas: 1 2

  • Comentarios desactivados en La excelencia asiática

Pyongyang sigue jugando con fuego

Posteado el diciembre 7th, 2010 en Corea,Presentació,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

Páginas: 1 2

  • Comentarios desactivados en Pyongyang sigue jugando con fuego

Pyongyang sigue jugando con fuego

Posteado el diciembre 7th, 2010 en Corea,Presentació,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

 

Corea del Norte bombardeó el 23 de noviembre la isla surcoreana de Yeongpyeong. Una clara y premeditada violación del Acuerdo de Armisticio de 1953. Hasta entonces se habían producido enfrentamientos entre buques de guerra de ambas Coreas en la zona marítima en 1999, 2002, 2009. El más grave ocurrió el 29 de marzo de 2010 con el hundimiento del buque surcoreano “Cheonan”. Pyongyang no reconoce la línea de demarcación marítima que prolonga la terrestre que separa ambas Coreas a la altura del paralelo 38. El Acuerdo de 1953, tampoco firmado por Corea del Sur, no estableció la limitación de demarcación de los respectivos mares territoriales. Seúl la fijó “de facto” en base a las cinco islas surcoreanas situadas casi en frente de las costas norcoreanas. A su vez, Pyongyang declaró unilateralmente en 1977 una zona marítima militar de 70 kilómetros desde sus costas que engloba las cinco islas surcoreanas, respetando solamente unos corredores de acceso a las mismas. Como el armisticio de 1953 no fue seguido por la firma de un definitivo tratado de paz, la frontera marítima intercoreana sigue sin estar jurídicamente fijada. Ambos países siguen técnicamente en estado de guerra desde hace seis décadas.

 

Pero esta es la primera vez desde 1953 que el Norte atacaba “suelo” surcoreano causando víctimas civiles. Otro peligroso salto de Pyongyang en la escalada de tensión militar provocada para presionar hasta lograr un reconocimiento internacional del régimen autoritario por parte de EEUU, Corea del Sur y Japón. Unos días después, el 28 de noviembre, se iniciaron unas maniobras navales estadounidenses-surcoreanas en el mar de la China, a unos 150 kilómetros al sur de la línea de demarcación entre las dos Coreas. Estas maniobras irritaron a Pyongyang pero también a Pekín. Aunque terminaron cuatro días después sin más incidencias, la tensión militar continúa.

 

Seúl no descarta nuevos ataques de la artillería norcoreana contra alguna de las cinco islas surcoreanas situadas frente la costa norcoreana. El estado de alerta es extremo, también a lo largo de la zona terrestre desmilitarizada, donde soldados de ambos lados intercambiaron disparos el 29 de octubre. En esta zona, el Norte tiene estacionadas el grosor de los 180.000 miembros de sus tropas especiales. También cabe que Pyongyang denote un tercer ensayo nuclear en 2011. Insiste en situar el conflicto coreano en el centro de la agenda internacional de EEUU cuando las prioridades de Barack Obama están centradas en salir airoso de Afganistán. Pyongyang quiere sentarse con Washington en la mesa de negociaciones desde una posición de fuerza. Ansia ser reconocido por Washington para no quedar bajo la exclusiva dependencia de Pekín.

 

Las negociaciones multilaterales en el marco del Grupo de los Seis, impulsadas por China, continúan estancadas desde abril 2009 debido a la intransigencia norcoreana. Kim Jong-il inició el 28 de septiembre una compleja transición dinástica designando sucesor a su hijo Kim Jong-un, un joven de 27 años sin experiencia política y militar. La escalada militar forma parte de su estrategia para mantener firme y fiel el Ejército y el Partido de los Trabajadores. La decisión de atacar Yeonpyeong fue tomada personalmente por Kim Jong-il a principios de noviembre. Y la dirección del ataque es asignada al general Kim Jong-un, presentado por la propaganda oficial como un genio político y un brillante militar conocedor de las tácticas en artillería. Los dos Kim, que comparten el poder, alimentan las tensiones exteriores para enmascarar las disputas políticas internas.

 

La escalada militar constituye también una acción propagandista para acallar a una población empobrecida y hambrienta. Las sanciones internacionales han reducido las aportaciones de los países donantes, imprescindibles para financiar la ayuda humanitaria al país. NNUU ha advertido que unos 5 millones de norcoreanos, el 20% de la población, sobrevive el gélido invierno en una situación de extrema penuria alimenticia. Y una parte significativa de la ayuda no llega a los más necesitados que viven en las zonas rurales alejadas de la capital. Se prioriza su reparto a favor de la elite política y militar.

 

La economía norcoreana atraviesa una situación desastrosa tras el estrepitoso fracaso de la reforma monetaria aprobada el 30 de noviembre de 2009. Fue una tormenta perfecta. El resultado fue más infracción y una fuerte devaluación del nuevo won, incluso frente al yuan, y un mayor peso económico y comercial chino en el país.  El Norte ha sufrido las consecuencias del fin de la ayuda económica surcoreana. Esta alcanzó la suma astronómica de 2.980 millones de $ durante la década de la “Sunshine Policy” (1998-2008) adoptada por los anteriores presidentes Kim Dae.jung y Roh Moo-hyun. Una vez y media más que los 1.900 millones de $ que sumaron la ayuda china en el mismo período. Parte de aquella ayuda surcoreana fue secretamente destinada al desarrollo del programa nuclear. Actualmente, Seúl solo mantiene la cooperación con el Norte en el complejo industrial de Kaesong, aún operativo. En este complejo abierto en 2004 se han instalado unas 120 empresas surcoreanas que dan empleo a unos 40.000 trabajadores norcoreanos.

 

Corea del Norte es un Estado “fallido”, sin reserva de divisas pero con reservas de plutonio para fabricar bombas atómicas. Podría contar lo suficiente para montar más de 6 bombas atómicas.  Y no duda en utilizar el chantaje nuclear a sus vecinos. Incluso se permite despreciar las resoluciones del Consejo de Seguridad de las NNUU, aprobadas tras su segundo ensayo nuclear del 29 de mayo de 2009. Además, existe el riesgo evidente que impulse la proliferación nuclear, cooperando en el desarrollo de programas en terceros países, como Irán y Myanmar.

 

Tras la última agresión norcoreana, China hizo, sin éxito, un llamamiento para celebrar en Pekín un nuevo encuentro del Grupo de los Seis. EEUU, Corea del Sur y Japón están prestos a volver a negociar pero no a cualquier precio. Exigen que Pyongyang dé antes muestras inequívocas de estar realmente dispuesto a negociar su desnuclearización. Quieren hechos concretos y no nuevas promesas. Seúl exige además que Pyongyang reconozca su responsabilidad directa en el hundimiento de la corbeta “Cheonan”, el 26 de  marzo, que causó 46 bajas surcoreanas, algo que el Norte niega. Pero Kim Jong-il no renunciará a su “status nuclear” mientras no esté plenamente asegurada la sucesión dinástica. Invitó al científico estadounidense Siegfried Hecker para que certificase e informase a EEUU sobre sus crecientes capacidades nucleares. Hecker pudo visitar el 12 de noviembre una nueva y moderna instalación nuclear y ver cientos y cientos de modernas centrifugadoras produciendo uranio enriquecido, susceptible de ser utilizado para fines militares.

 

La situación militar en la península coreana seguirá tensa. Pekín se siente cada vez más inquieto ante las actuaciones agresivas de Corea del Norte que crean inestabilidad en Asia Oriental.  Pero Pyongyang seguirá jugando peligrosamente con fuego.

  Publicado en IGADI, el 7 diciembre 2010

  • Comentarios desactivados en Pyongyang sigue jugando con fuego

¿Negociar con el mal?

Posteado el noviembre 25th, 2010 en Corea,Presentació,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

Pyongyang sigue jugando con fuego. Atacó por primera vez desde 1953, suelo surcoreano provocando víctimas civiles. Desde hace décadas desarrolla con éxito su estrategia de chantaje militar. Provoca tensiones militares, incluso nucleares, para presionar y negociar con EEUU y sus aliados, un reconocimiento internacional del régimen estalinista, última reliquia de la Guerra Fría. Se sienta con ellos, llega a acuerdos concretos para avanzar hacia su desnuclearización logrando generosas ayudas y compensaciones económicas. Pero luego no cumple sus compromisos, gana tiempo y prosigue secretamente su programa nuclear. En 2006 y 2009 realizó dos ensayos. Hoy ya es un Estado nuclear. Y para certificar sus crecientes capacidades nucleares, Pyongyang invitó al ciéntífico Siegfried Hecker que pudo ver cientos y cientos de modernas centrifugadoras produciendo más uranio enriquecido.

 

¿Que otra razón explica la nueva agresión norcoreana? El 28 de septiembre, Kim Jong-il nombró heredero a su hijo Kim Jong.un, un joven desconocido sin experiencia política y militar. Una apuesta arriesgada pero forzada por el delicado estado de salud del dictador que podría empeorar fatalmente. Fue una sucesión impuesta por el dictador a la vieja guardia del Partido y del Ejército. Dos meses después, parece que el consenso entre el clan familiar de los Kim y el estamento militar no es pleno. Y los dos Kim, que comparten y mueven los hilos del poder, están depurando altos cargos militares para rodearse de una nueva generación de fieles colaboradores.  La escalada militar forma parte de su estrategia para mantener unido y fiel al estamento militar y a una población hambrienta. Y no cabe descartar que Pyongyang denote un tercer ensayo para reafirmar sus ambiciones y amenazas nucleares.

 

EEUU, Corea del Sur y Japón poco pueden hacer ante un estado “canalla” que actúa con una total impunidad. La llave la tiene China. Kim Jog-il viajó a China en agosto para lograr el placet a su plan sucesorio y pedir más ayuda económica. Se entrevistó con Hu Jintao el 27 de agosto y presentó el joven Kim Jong-un a los chinos. Alcanzó sus dos objetivos: recibió la luz verde china a sus veleidades sucesorias y el compromiso chino de incrementar la cooperación económica, incluso militar, con el Norte.

 

Pero Pekín exigió a Pyongyang dos contrapartidas: a) abrir gradualmente su economía al exterior, siguiendo el modelo chino, dando prioridad a los intereses de las empresas chinas que muestran un apetito voraz sobre los recursos naturales del Norte y b) rebajar la tensión militar en la península coreana volviendo a las negociaciones, rotas en 2009, para la desnuclearización del Norte.

EEUU y Corea del Sur están prestos a volver a negociar pero no a cualquier precio. Quieren hechos concretos y no nuevas promesas. Seúl exige que Pyongyang reconozca su responsabilidad en el hundimiento de la corbeta “Cheonan” el 26 de  marzo que causó 46 bajas surcoreanas, algo que el Norte niega.

 

El escenario de futuro plantea muchas incógnitas. Kim jong-il solo aspira a vivir lo suficiente para celebrar en 2012 el centenario del nacimiento de su padre Kim Il-sung y ver consolidada la dinastía en Kim Jong-un. Pekín puede y debe forzar a Pyongyang a negociar la salida de un conflicto que no tiene una solución militar. Bush incluyó en 2002 a Corea en el eje del mal. El entonces presidente surcoreano Kim Dae-jung dijo a Bush que si el interés nacional lo exigía, bien se podía dialogar “incluso con el mal”. Pyongyang, a diferencia de Irak, si tiene armas de destrucción masiva. No se puede seguir jugando con fuego. Hay que abrir las puertas hacia una definitiva solución negociada. Y Pekín tiene las llaves. Es lo que espera la comunidad internacional.

 Publicado en La Vanguardia, el 25 noviembre 2010

Páginas: 1 2

  • Comentarios desactivados en ¿Negociar con el mal?

Lee Myung-bak en Bruselas. 5ª Cumbre UE-Corea del Sur y 8º Cumbre ASEM

Posteado el noviembre 3rd, 2010 en Corea,Presentació,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

Páginas: 1 2

  • Continuar Leyendo Comentarios desactivados en Lee Myung-bak en Bruselas. 5ª Cumbre UE-Corea del Sur y 8º Cumbre ASEM

Veleidades sucesorias en Pyongyang

Posteado el octubre 26th, 2010 en Asia,Corea,Presentació,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

 

Kim Jong-il ha impulsado la transición sucesoria al trono de Pyongyang en favor de su tercer hijo Kim Jong-un, de 27 años. El 28 de septiembre se celebró por tercera vez en la historia del régimen norcoreano una Conferencia de delegados del Partido de los Trabajadores, un hecho extraordinario pues no se había convocado a este nivel desde hacía 44 años. Se confirmó el nombramiento del joven Kim Jong-un como nuevo vicepresidente de la Comisión Militar Central del Partido de los Trabajadores de Corea, órgano presidido por su padre. También entró en el Comité Central del Partido. Se convirtió así en la segunda persona más importante del hermético régimen norcoreano y llamado a convertirse en Kim III, el futuro líder de la dinastía comunista fundada por su abuelo Kim Il-sung (Kim I) en 1945. Un día antes, el 27 de septiembre, Kim Jong-il (Kim II) fue confirmado como Secretario General de Partido y seguirá, mientras su delicada salud se los permita, manteniendo las riendas del poder. El dictador también nombró general de 4 estrellas a su heredero Kim Jong-un, a su hermana Kim Kyong-hui, de 64 años, y otros 4 hombres de su plena confianza.

 

El príncipe heredero Kim Jong-un fue presentado por primera vez a sus súbditos en el marco de una imponente parada militar y civil celebrada el 10 de octubre en la plaza Kim Il-sung de Pyongyang con motivo del 65º aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores de Corea. Se abrió el acto a los medios de comunicación internacional para que hiciese llegar al mundo exterior la foto de los dos Kim, el “amado lider” y “el joven general”, juntos en la tribuna recibiendo, bajo una foto de Kim Il-sung, “el presidente eterno” los honores del Ejército, del Partido y del Pueblo norcoreano. El desfile sirvió para lucir “la musculatura militar” del régimen a pocas semanas de reunirse la Cumbre del G20 en Seúl.

 1.   Kim Il-un, el joven heredero 

Kim Jong-un nació el 8 de enero de 1983 aunque la propaganda oficial afirma haber nacido en 1982. Su abuelo Kim Il-sung lo hizo en 1912. Su padre Kim Jong-il que nació en 1941 también aparece en la biografías con el año 1942. De esta forma los tres Kim, gracias a la divina providencia, habrían nacido para salvar el mundo en año terminados con el número 2. Kim Jong-il tiene tres hijos varones. En un país de base cultural confuciana, la sucesión debería recaer en el mayor, Kim Jong-nam, de 39 años. Sin embargo, fue retenido en 2001 por las autoridades japonesas en el aeropuerto de Tokio cuando con un falso pasaporte dominicano, intentaba entrar con su familia en Japón para visitar Dineylandia. Caído en desgracia, vive un dulce exilio en Macao. El segundo hijo, Kim Jong-chol, de 30 años, quedó pronto descartado. Se  filtraron noticias sobre su incapacitación tras un supuesto accidente de automóvil si bien otras fuentes afirman que su padre lo consideraba demasiado débil y afeminado para liderar a los duros generales norcoreanos. Solo quedaba la opción del joven Kim Jong-un. Es hijo de Ko Young-hee, tercera pareja de Kim Jong-il, fallecida en 2004 víctima de un cáncer. Estudió durante 4 años en Suiza y dicen que habla inglés, francés y alemán. Una vez en Pyongyang en 2002 siguió la carrera militar en la Universidad Kim Il-sung. Se parece físicamente a su abuelo y por temperamento a su padre.

 

Que ocurrirá con los dos hermanos mayores del heredero?  Kim Jong-nam es un hermanastro de Kim Jong-un pues es hijo de la ex-esposa del dictador, Song Hyde-rim fallecida en 2002. En cambio, Kim Jong-chol y Kim Jong-un son hijos de la misma madre, la tercera esposa de su padre, fallecida en 2004. Los dos hermanos mantienen una buena relación personal, estudiaron en Suiza y comparten aficiones como las del baloncesto. La situación de Kim Jong-nam es más compleja. Tras ser considerado como el previsible sucesor de la dinastía familiar, cayó en desgracia tras su escapada japonesa y vive en Macau desde 2001. En una reciente entrevista con la cadena japonesa Asahi criticó veladamente la sucesión dinástica en la tercera generación familiar. Pero también se mostró dispuesto a apoyar a su hermano menor y a no inmiscuirse en las luchas fraticidas o sectarias por el poder. No tiene apoyos y difícilmente participará en la nueva etapa política. Seguirá aislado de los juegos del poder aunque deberá mantener la boca cerrada.

 2.   Una apuesta arriesgada 

La designación de Kim Jong-un es una apuesta arriesgada pero forzada por la delicada salud del dictador que podría empeorar en los próximos meses. La juventud e inexperiencia del heredero contrasta en un país con raíces confucianas donde los líderes políticos y militares son casi ancianos. Tienen una media de edad en torno a los 70 años y no deja de ser excepcional para aquellos el tener que aceptar como líder a un joven prácticamente desconocido, que podría ser su hijo o su nieto. Por esta razón Kim Jong-il empezó a promover y reforzar la figura de Kim Jong-un nombrándole general de 4 estrellas, un día antes de designarle su sucesor ante la Conferencia del Partido de los Trabajadores. Fue fiel a la doctrina “Songun” o “primero militar” conforme a la cual el título militar es un requisito previo para ostentar otros liderazgos. La primera actividad oficial del joven general fue acompañar a su padre en una visita a una base militar de misiles. La prioridad de Kim Jong-un consistirá asumir gradualmente el control del Ejército, ahora en manos de su padre. También contará con el apoyo de su tio Jang Seong-taek, muy bien conectado con el estamento militar.

 

Pero Kim Jong-il preparó su sucesión desde enero 2009, tras sufrir un infarto en agosto de 2008. Y en junio de 2010 remodeló el gobierno norcoreano y rejuveneció una parte de la cúpula militar. También nombró vicepresidente de la Comisión de Defensa Nacional (CDN) a su cuñado Jang Seong-taek, de 64 años, que será su hombre de plena confianza para asegurar, si cabe como un regente, la transición monárquica en favor del príncipe heredero Kim Jong-un en el supuesto de una irreversible incapacitación física o un pronto fallecimiento del dictador. Y al nombrar general de 4 estrellas a su hermana Kim Kyong-hui, 64 años, también esposa de Jang, la primera mujer que alcanza este rango militar, quedó patente que los entresijos del poder norcoreano es un asunto de la familia Kim.

 

De todos modos, el heredero tendrá que aprender rápidamente a mover los hilos del poder. Kim Jong-il contó con 14 años para tal aprendizaje, los que transcurrieron  entre su designación como sucesor en 1980 y la muerte de su padre en 1994. Kim Jong-un casi no contará con tiempo. Ello puede explicar que persistan algunas incertidumbres sobre si la sucesión dinástica se afirmará.

  3.   El placet chino a la sucesión dinástica

Además del frente interior, Kim Jong-il ha maniobrado para asegurarse el apoyo chino. Viajó a China del 26 al 30 de agosto, solo tres meses después de su anterior visita en mayo. Tenía un doble objetivo: lograr el placet a su plan sucesorio y reclamar más ayuda económica de Pekín. El Norte sufre una profunda crisis económica agravada por la fracasada reforma monetaria aprobada en noviembre de 2009, las sanciones económicas internacionales aplicadas por Washington y Seúl y las inundaciones que en verano azotaron algunas zonas del país. China ha reemplazado a los EEUU como prioridad estratégica de Pyongyang para lograr que el régimen sobreviva política y económicamente hasta consolidar la transición dinástica, posiblemente antes de 2012.

 

La visita al norte de China solo fue confirmada por ambos países el 30 de agosto una vez el presidente norcoreano había cruzado de vuelta la frontera china. Le acompañó el joven Kim Jong-un que fue presentado a las autoridades chinas. De la entrevista con el presidente Hu Jintao, el 27 de agosto en Changchun, casi nada trascendió. Pekín se escuda en su posición oficial que considera la cuestión sucesoria como un asunto interno norcoreano.

 

Parece que Kim Jong-il alcanzó sus dos objetivos. Tras recibir la luz verde china a sus veleidades sucesorias, concretó, tras un aplazamiento, la convocatoria de la Conferencia de delegados del Partido de los Trabajadores celebrada el 28 de septiembre. También logró el compromiso chino de incrementar la cooperación económica, incluso militar, con el Norte.

 

Pero Pekín exige al régimen norcoreano dos contrapartidas: a) que su economía se abra gradualmente al exterior, siguiendo el modelo chino, priorizando los intereses de las empresas chinas que muestran un apetito voraz sobre los recursos naturales del Norte. El comercio con China ya representa el 80% del comercio exterior norcoreano y crecerá más en el futuro, y b) que rebaje la tensión militar en la península coreana volviendo a las negociaciones, rotas en abril de 2009, en el marco del Grupo de los 6 para la desnuclearización del Norte. Kim Jong-il ha manifestado su disponibilidad a reanudar el diálogo multilateral. Pekín espera que Pyongyang renuncie definitivamente a sus ambiciones y amenazas nucleares. Teme que un Norte nuclear impulse el rearme militar de Japón, Corea del Sur y Taiwán. Precisa que haya estabilidad en la región para concentrase en su ascenso como potencia económica y política. ¿Presionará China a Corea del Norte? Lo hará pero sin provocar un cambio efectivo del actual “status quo” estratégico en la península coreana. Una Corea dividida deja las cosas como están.

 4.   Escenarios de futuro en Corea del Norte 

EEUU y Corea del Sur están asimismo dispuestos a volver a negociar con Pyongyang pero no a cualquier precio. Su paciencia es grande pero no infinita porque el tiempo no juega a su favor. Quieren hechos concretos y no nuevas promesas. Seúl ha reiniciado los contactos diplomáticos enviando ayuda humanitaria y está abierto a reanudar las reuniones familiares e incluso reforzar la cooperación económica con el Norte. A pesar de las sanciones internacionales, el complejo industrial intercoreano de Kaesong sigue operativo.

 

El Gobierno surcoreano quiere, por motivos de seguridad, apaciguar las tensiones con el Norte cuando se acerca la fecha de la Cumbre del G20 que se celebrará en Seúl los días 11 y 12 de noviembre. Preocupa que Pyongyang aproveche la ocasión para desviar la atención mundial centrada en la Cumbre del G20 en Seúl. Pyongyang podría realizar antes o durante la Cumbre algún acto de intimidación nuclear o lanzar alguna de sus acostumbradas amenazas retóricas contra Corea del Sur y EEUU. Pero se lo pensará dos veces. En Seúl estarán sentados EEUU y Corea del Sur pero también China.

 

Pero persiste una cuestión espinosa. Seúl exige que Pyongyang reconozca su responsabilidad directa en el hundimiento de la corbeta “Cheonan” el 26 de  marzo, en el que murieron 46 marinos surcoreanos, algo a lo que el Norte sigue negándose. Pekín no ha secundado las pretensiones de Seúl algo que ha irritado al gobierno surcoreano. Tampoco Rusia ha apoyado la posición de Seúl. Los militares rusos hicieron un informe que no confirma las conclusiones de la comisión investigadora internacional creada a instancias de Seúl que atribuyó el hundimiento del “Cheonan” a un torpedo norcoreano.

Los rusos atribuyen el hundimiento a al explosión de una mina. China y Rusia se opusieron a que el Consejo de Seguridad de las NNUU aprobase una resolución que condenase explícitamente a Pyongyang en relación al incidente naval.

 

El futuro plantea muchas incógnitas y varios escenarios. Es posible que el régimen norcoreano se mantenga y evolucione gradualmente siguiendo el modelo chino. Tal vez se acuerde la desnuclearización del Norte en el último momento una vez se consolide la transición dinástica. Kim Jong-il solo aspira vivir para celebrar el próximo 15 de abril de 2012 el centenario del nacimiento de su padre y fundador Kim Il-sung. Es más factible que su hijo Kim Jong-un u otro sucesor se vea obligado a impulsar los cambios. Se evitaría un colapso económico que todos sus vecinos temen. Pero entonces la reunificación coreana podría quedar más lejana. Por ahora, China aprovecha una vez más otra oportunidad para reforzar su influencia geoestratégica y económica en el Nordeste de Asia.

  Publicado en ESADEgeo, el 26 octubre 2010

El placet chino a la sucesión dinástica y escenarios de futuro en Corea del Norte

Posteado el octubre 20th, 2010 en Asia,Corea,Presentació,Publicacions / Publicaciones,Xina por Jaumegine

Además del frente interior, Kim Jong-il ha maniobrado para asegurarse el apoyo chino. Viajó a China del 26 al 30 de agosto, solo tres meses después de su anterior visita en mayo. Tenía un doble objetivo: lograr el placet a su plan sucesorio y reclamar más ayuda económica de Pekín. El Norte sufre una profunda crisis económica agravada por la fracasada reforma monetaria aprobada en noviembre de 2009, las sanciones económicas internacionales aplicadas por Washington y Seúl y las inundaciones que en verano azotaron algunas zonas del país. China ha reemplazado a los EEUU como prioridad estratégica de Pyongyang para lograr que el régimen sobreviva política y económicamente hasta consolidar la transición dinástica, posiblemente antes de 2012.

 

La visita al norte de China solo fue confirmada por ambos países el 30 de agosto una vez el presidente norcoreano había cruzado de vuelta la frontera china. Le acompañó el joven Kim Jong-un que fue presentado a las autoridades chinas. De la entrevista con el presidente Hu Jintao, el 27 de agosto en Changchun, casi nada trascendió. Pekín se escuda en su posición oficial que considera la cuestión sucesoria como un asunto interno norcoreano.

 

Parece que Kim Jong-il alcanzó sus dos objetivos. Tras recibir la luz verde china a sus veleidades sucesorias, concretó, tras un aplazamiento, la convocatoria de la Conferencia de delegados del Partido de los Trabajadores celebrada el 28 de septiembre. También logró el compromiso chino de incrementar la cooperación económica, incluso militar, con el Norte.

 

Pero Pekín exige al régimen norcoreano dos contrapartidas: a) que su economía se abra gradualmente al exterior, siguiendo el modelo chino, priorizando los intereses de las empresas chinas que muestran un apetito voraz sobre los recursos naturales del Norte. El comercio con China ya representa el 80% del comercio exterior norcoreano y crecerá más en el futuro, y b) que rebaje la tensión militar en la península coreana volviendo a las negociaciones, rotas en abril de 2009, en el marco del Grupo de los 6 para la desnuclearización del Norte. Kim Jong-il ha manifestado su disponibilidad a reanudar el diálogo multilateral. Pekín espera que Pyongyang renuncie definitivamente a sus ambiciones y amenazas nucleares. Teme que un Norte nuclear impulse el rearme militar de Japón, Corea del Sur y Taiwán. Precisa que haya estabilidad en la región para concentrase en su ascenso como potencia económica y política. ¿Presionará China a Corea del Norte? Lo hará pero sin provocar un cambio efectivo del actual “status quo” estratégico en la península coreana. Una Corea dividida deja las cosas como están.

 

EEUU y Corea del Sur están asimismo dispuestos a volver a negociar con Pyongyang pero no a cualquier precio. Su paciencia es grande pero no infinita porque el tiempo no juega a su favor. Quieren hechos concretos y no nuevas promesas. Seúl ha reiniciado los contactos diplomáticos enviando ayuda humanitaria y está abierto a reanudar las reuniones familiares e incluso reforzar la cooperación económica con el Norte. A pesar de las sanciones internacionales, el complejo industrial intercoreano de Kaesong sigue operativo.

 

El Gobierno surcoreano quiere, por motivos de seguridad, apaciguar las tensiones con el Norte cuando se acerca la fecha de la Cumbre del G20 que se celebrará en Seúl los días 11 y 12 de noviembre. Preocupa que Pyongyang aproveche la ocasión para desviar la atención mundial centrada en la Cumbre del G20 en Seúl. Pyongyang podría realizar antes o durante la Cumbre algún acto de intimidación nuclear o lanzar alguna de sus acostumbradas amenazas retóricas contra Corea del Sur y EEUU. Pero se lo pensará dos veces. En Seúl estarán sentados EEUU y Corea del Sur pero también China.

 

Pero persiste una cuestión espinosa. Seúl exige que Pyongyang reconozca su responsabilidad directa en el hundimiento de la corbeta “Cheonan” el 26 de  marzo, en el que murieron 46 marinos surcoreanos, algo a lo que el Norte sigue negándose. Pekín no ha secundado las pretensiones de Seúl algo que ha irritado al gobierno surcoreano. Tampoco Rusia ha apoyado la posición de Seúl. Los militares rusos hicieron un informe que no confirma las conclusiones de la comisión investigadora internacional creada a instancias de Seúl que atribuyó el hundimiento del “Cheonan” a un torpedo norcoreano.

Los rusos atribuyen el hundimiento a al explosión de una mina. China y Rusia se opusieron a que el Consejo de Seguridad de las NNUU aprobase una resolución que condenase explícitamente a Pyongyang en relación al incidente naval.

 

El futuro plantea muchas incógnitas y varios escenarios. Es posible que el régimen norcoreano se mantenga y evolucione gradualmente siguiendo el modelo chino. Tal vez se acuerde la desnuclearización del Norte en el último momento una vez se consolide la transición dinástica. Kim Jong-il solo aspira vivir para celebrar el próximo 15 de abril de 2012 el centenario del nacimiento de su padre y fundador Kim Il-sung. Es más factible que su hijo Kim Jong-un u otro sucesor se vea obligado a impulsar los cambios. Se evitaría un colapso económico que todos sus vecinos temen. Pero entonces la reunificación coreana podría quedar más lejana. Por ahora, China aprovecha una vez más otra oportunidad para reforzar su influencia geoestratégica y económica en el Nordeste de Asia.

 

  • Continuar Leyendo Comentarios desactivados en El placet chino a la sucesión dinástica y escenarios de futuro en Corea del Norte
Próxima Página »