Asia marca el rumbo. Las claves estratégicas y económicas del siglo XXI

Posteado el Diciembre 25th, 2012 en Asia,Corea,EEUU-Asia,India,Japó,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

Desde principios del siglo XXI, el centro de gravedad mundial se está desplazando a gran velocidad hacia el continente asiático, donde varios países emergentes, China e India especialmente, se consolidan como motores del crecimiento económico y reconfiguran un nuevo orden internacional.

Jaume Giné Daví, experto conocedor de Asia, radiografía esta nueva realidad y nos da la receta para afrontar la situación actual: mejorar nuestro conocimiento de los países asiáticos para reforzar nuestras relaciones econó-micas con sus mercados emergentes.


Asia marca el rumbo es un análisis actual, profundo y documentado de las transformaciones políticas, econó-micas y sociales que se desarrollan en Asia-Pacífico.
 

http://www.deriaeditors.cat/fitxa.php?id_titol=0000000085

Se abre una nueva etapa histórica en Japón

Posteado el Abril 16th, 2011 en Asia,Japó,Presentació,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

 

El 11 de marzo de 2011, a las 14 h. 46’, se abrió un nuevo ciclo histórico en Japón. La restauración Meiji impulsó en 1868 la primera modernización del país. Tras la derrota militar del Imperio japonés en 1945, se abrió otra etapa de reconstrucción y de desarrollo que convirtió Japón en 1968 en la segunda economía mundial. La crisis del modelo japonés se inició en 1991 cuando explotó la burbuja financiera e inmobiliaria y se frenó el crecimiento durante las siguientes dos décadas. En 2010, el PIB chino superó al japonés. Japón aun sufre los efectos de las 3 D (deuda pública, déficit presupuestario, demografía en declive). La catástrofe de la central nuclear de Fukushima es el detonante que provocará una tercera reforma substancial de las instituciones del país.

 

Japón es la tercera economía mundial. Y una potencia industrial y exportadora con gran capacidad de innovación tecnológica. Y un gran actor financiero gracias a su capacidad de ahorro. La calidad del pueblo japonés ha quedado demostrada con su ejemplar y tenaz reacción ante una gran catástrofe. Entonces, ¿cuales son las razones de la crisis del país? El núcleo reside en su sistema de gobernabilidad política y económica. Un dato concluyente: el país que ha tenido 5 primeros ministros en los últimos 5 años.

 

El 30 de agosto de 2009 el Partido Democrático de Japón (PDJ) acabó con el casi monopolio del poder político en manos del Partido Liberal Democrático (PLD) que gobernaba desde 1955. El PDJ se comprometió a “reformar” la Administración Pública para limitar el poder exorbitante de los “burócratas” sobre los políticos. Pretendía corregir el entramado de intereses entre los burócratas, las dinastías políticas y los “lobbies” económicos-empresariales de los sectores industriales, de la construcción, los agrarios y ganaderos. Una tarea titánica. Se quería controlar unos nexos que se asientan en una praxis histórica existente desde la restauración Meijí y que continuó durante décadas con los sucesivos gobiernos del PLD. El PDJ pregonó que el nuevo Gobierno recuperaría las riendas efectivas del poder  y asumiría con decisión la dirección, la planificación y la ejecución de las diversas políticas reformistas. Una vez en el poder,  el PDJ cayó en los tentáculos de los poderes establecidos. Los japoneses habían votado por  un profundo cambio político en Japón. Pero el PDL dilapidó pronto las esperanzas en él depositadas.  El primer ministro Yukio Hatoyama dimitió en junio de 2010, tras solo 8 meses en el cargo. Y su sustituto, Naoto Kan, ya estaba políticamente muy debilitado antes del 11 de marzo. Tampoco ha sabido liderar esta última crisis.

 

Los japoneses han contenido hasta ahora “externamente” sus emociones ante la tragedia. Forma parte de su ADN cultural. Pero aquellas pueden desbordarse si se confirma la mala o pésima gestión de la crisis nuclear provocada en la central de Fukushima, cuyas consecuencias son hoy aún imprevisibles. TEPCO, con la connivencia de algunos burócratas, “controló” o retuvo, con silencios o datos incompletos e incluso contradictorios, la información transmitida al Gobierno y a todo el país. También se produjo una evidente falta de transparencia con la AIEA y los gobiernos de otros países preocupados por lo ocurrido en Fukushima. Ha habido muchas y graves negligencias antes y después del tsunami. Y se exigirán responsabilidades políticas.

 

Habrá un antes y un después del 11 de marzo de 2011. En el plan económico, el impacto es aún difícil de cifrar pero la crisis será superada a medio plazo, una vez despejadas las amenazas de contaminación nuclear. La reconstrucción de las infraestructuras generará un gran impulso de la capacidad productiva. En el plano político, Japón es una democracia parlamentaria pero se precipitarán los cambios hacia un nuevo modelo de gobernanza política, más transparente y menos ligado a los clientelismos de los grandes conglomerados empresariales, entre ellos el lobby de la industria nuclear. En el plano social, se deberá afrontar el rápido envejecimiento de la población, abriéndose incluso a la inmigración extranjera. Y en el plano cultural, se corregirán algunas contradicciones, que se explican por razones históricas y geográficas.

 

En algunos aspectos, Japón es aún una gran isla o archipiélago en un mundo globalizado. Se da la paradoja que es una potencia comercial mundial pero la sociedad  japonesa permanece algo cerrada al exterior. Los viejos valores de la solidaridad y tenacidad de los japoneses son la gran fuerza que mantiene la cohesión social del país que explica como ha reaccionado con serenidad y civismo ante la tragedia. Pero los Poderes Públicos no han estado a la altura del “contrato social” que tienen establecido con los japoneses. Por otro lado, las elites japonesas no acaban de abrirse al mundo, a diferencia de las chinas, surcoreanas o taiwanesas. Las universidades japonesas no cuentan apenas con la presencia de profesores y estudiantes extranjeros. Tampoco los japoneses suelen complementar o ampliar sus estudios en el extranjero. Es otra de las asignaturas pendientes del modelo educativo japonés. Pero, tras lo sucedido el 11 de marzo de 2011, cabe esperar que, además de las grandes empresas, también la sociedad japonesa evolucionarán rápidamente hacia una mayor apertura al mundo.

   Publicado en el diari ARA, el 16 de abril 2011 Buy Adobe Photoshop Cs5 Extended In German Online
Purchase Discounted Oem Adobe Photoshop Cs5 Extended In German
Discounted Adobe Creative Suite 5 Web Premium Online
Autocad 2009 Online
Buy Oem Adobe Photoshop Cs4 Extended
Discounted Adobe Flash Pro Cs4 For Mac Online
Cheap Oem Adobe Indesign Cs5 In German
Buy Adobe Photoshop Lightroom 3.2 X64 Online
Buy Discounted Oem Microsoft Office 2011 For Mac Online
Cheap Oem Adobe Photoshop Lightroom 3.2 In German
Cheap Microsoft Office 2008 For Mac Online
Buy Discounted Oem Autocad 2009
Buy Adobe Lightroom 2 For Mac
Purchase Discounted Adobe Creative Suite 5 Web Premium
Buy Oem Adobe Photoshop Lightroom 3.2 X64 In German Online
Buy Oem Adobe Fireworks Cs4 Online
Buy Discounted Video Capture Factory 7.0
Buy Oem Adobe Dreamweaver Cs5 In German
Purchase Discounted Adobe Creative Suite 5 Web Premium Online
Buy Discounted Oem Adobe Premiere Pro Cs4
Buy Oem Adobe Photoshop Cs5 Extended
Purchase Adobe Flash Catalyst Cs5 In German Online
Buy Cheap Oem Adobe Acrobat 8 Pro For Mac
Oem Quarkxpress 7 Passport Multilanguage Online
Discounted Oem Adobe Fireworks Cs4 For Mac
Purchase Cheap Adobe Indesign Cs5 In German Online
Purchase Discounted Oem Adobe Dreamweaver Cs5 In German
Purchase Adobe Creative Suite 5.5 Master Collection For Mac Online
Buy Cheap Adobe Photoshop Cs5 Extended In German Online
Purchase Cheap Adobe Indesign Cs5.5
Buy Autocad 2009
Buy Oem Adobe Contribute Cs5 In German Online
Purchase Discounted Oem Adobe Creative Suite 5.5 Master Collection
Buy Cheap Adobe Indesign Server Cs5.5 7.5 Multilingual Online
Discounted Oem Adobe Dreamweaver Cs4
Purchase Cheap Microsoft Office 2008 For Mac Online
Cheap Adobe Indesign Server Cs5.5 7.5 Multilingual Online
Purchase Cheap Oem Adobe Creative Suite 5.5 Master Collection Multilanguage Online
Oem Adobe Creative Suite 5.5 Master Collection Online
Buy Cheap Adobe Contribute Cs4 For Mac
Buy Oem Adobe After Effects Cs4 For Mac Online
Purchase Discounted Oem Adobe Flash Professional Cs5
Buy Discounted Oem Autodesk Autocad 2012 X64 Online
Buy Discounted Adobe Creative Suite 5 Master Collection
Purchase Discounted Oem Adobe Dreamweaver Cs5.5
Oem Adobe Acrobat 8 Pro For Mac
Buy Oem Adobe Premiere Pro Cs5 X64 In German
Purchase Discounted Oem Adobe Indesign Cs4 With Extra Content
Buy Oem Adobe Dreamweaver Cs4 Online
Cheap Oem Adobe Fireworks Cs4 Online
Purchase Cheap Adobe Creative Suite 5.5 Production Premium For Mac
Buy Cheap Oem Adobe Creative Suite 5 Master Collection For Mac Online
Purchase Oem Microsoft Windows Vista Ultimate Sp1
Oem Adobe After Effects Cs5 X64 In German Online
Buy Discounted Microsoft Office 2003 Professional Edition
Buy Discounted Adobe Creative Suite 5 Master Collection Online
Buy Oem Microsoft Expression Studio 4 Ultimate Online
Buy Discounted Adobe Creative Suite 5.5 Production Premium Online
Buy Adobe Indesign Cs3 For Mac Online
Discounted Oem Adobe Contribute Cs4 For Mac Online
Adobe After Effects Cs5 X64 In German Online
Cheap Adobe Illustrator Cs5 In German
Oem Autocad Lt 2010
Buy Cheap Oem Adobe Creative Suite 5 Design Premium For Mac
Buy Cheap Adobe Premiere Pro Cs4
Oem Microsoft Office 2008 For Mac Online
Adobe Flash Catalyst Cs5 In German Online
Cheap Adobe Fireworks Cs5 In German Online
Purchase Adobe Creative Suite 3 Web Premium For Mac Online
Purchase Oem Adobe Photoshop Lightroom 3.2 X64 Online
Buy Oem Autodesk Autocad 2012 Online
Purchase Cheap Oem Adobe Premiere Pro Cs5.5 Online
Purchase Discounted Adobe Creative Suite 5.5 Master Collection Multilanguage Online
Discounted Oem Adobe Design Premium Cs4 For Mac Online
Purchase Cheap Adobe Acrobat 8 Pro For Mac Online
Cheap Adobe Flash Pro Cs4 For Mac Online
Buy Discounted Microsoft Office Visio Professional 2007
Buy Adobe Premiere Pro Cs4
Purchase Adobe After Effects Cs5.5
Cheap Adobe Creative Suite 5 Design Premium For Mac
Purchase Discounted Adobe Photoshop Lightroom 3.2 In German Online
Buy Discounted Adobe Creative Suite 3 Web Premium For Mac Online
Buy Cheap Oem Adobe Lightroom 2 For Mac
Purchase Adobe Photoshop Lightroom 3.2
Buy Cheap Adobe Contribute Cs4 Online
Purchase Adobe Premiere Pro Cs5 X64 In German
Buy Autodesk Autocad 2012 X64 Online
Buy Cheap Adobe Photoshop Cs3 Extended
Purchase Discounted Adobe Indesign Cs5 In German
Buy Cheap Oem Adobe Illustrator Cs4
Purchase Cheap Oem Adobe Flash Professional Cs5 In German
Buy Discounted Adobe Dreamweaver Cs5 Online
Buy Discounted Adobe Creative Suite 3 Web Premium Online
Buy Discounted Oem Adobe Web Premium Cs4 Online
Purchase Microsoft Expression Studio 4 Ultimate Online
Purchase Adobe Photoshop Cs5 Extended Online
Oem Adobe After Effects Cs5.5
Purchase Oem Adobe Dreamweaver Cs5 In German
Buy Discounted Oem Adobe Creative Suite 3 Web Premium For Mac
Purchase Cheap Oem Adobe Creative Suite 5 Design Premium

Solidaridad de Cataluña con Japón

Posteado el Marzo 29th, 2011 en Asia,Catalunya - Europa,Japó,Presentació,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

El 11 de marzo las televisiones de todo el mundo mostraron en directo las tremendas imágenes de un gran tsunami que arrasaba todo a su paso, las vidas y los bienes de una extensa región del noreste del Japón. 20 días después, la alerta nuclear en la central de Fukushima sigue amenazando el país. El “factor nuclear” sitúa la crisis en una peligrosa y dramática dimensión, aún de imprevisibles consecuencias. Hoy preocupa no tanto la grave situación económica provocada como la plena seguridad de los millones de personas que viven no lejos de los focos que irradian radioactividad. Y ocurre en un país que sufrió en 1945 los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki. 65 años después, el recuerdo de aquel trauma sigue vivo en la memoria de los japoneses.

 

Ha impresionado la serenidad, la disciplina y el civismo con que reaccionó el pueblo japonés ante tan fuerte sacudida. Y saben contener con gran entereza y dignidad el dolor infligido. Las últimas cifras oficiales contabilizaban unos 11.000 muertos, otros 17.000 desaparecidos y decenas de miles de desplazados obligados a abandonar la extensa zona devastada. Ante tal catástrofe, los valores colectivos han primando en todo momento sobre los egoísmos individuales. No se han visto reacciones individuales fuera de lugar, solo ejemplos de solidaridad colectiva y familiar. Ninguna escena de pánico o pillaje. Asimismo, los millones de ciudadanos del área de Tokio reaccionaron solidariamente ante las incertidumbres y otros problemas energéticos o logísticos. Y se esforzaron para ayudar a normalizar la situación reanudando, en la medida de lo posible, la actividad laboral en las empresas y los servicios. Toda una gran lección para los occidentales que disfrutamos y exigimos nuestros derechos individuales pero obviamos a menudo nuestros deberes colectivos. Los japoneses no esperaron que un Estado-providencia omnipresente le resuelva inmediatamente todos los problemas. Ante la fatalidad reaccionaron con responsabilidad y coraje sumando voluntades y esfuerzos colectivos.

 

Las instituciones japonesas se han visto desbordadas por la magnitud de la tragedia. Incluso el emperador Akihito, de forma solemne y por primera vez desde que accedió al trono, se dirigió a los japoneses para compartir con ellos el dolor y la consternación existente. El país estaba preparado para soportar grandes terremotos. Es evidente que no se preveyeron los posibles efectos directos de un gran tsunami sobre las centrales nucleares sitas en la  zona costera. Un análisis que harán los expertos. Tampoco es el propósito de este artículo analizar las responsabilidades políticas que se derivarán de la crisis. Pero esta tragedia  marcará un antes y un después también para la política japonesa. Se abrirá una nueva etapa en la historia contemporánea de Japón.

 

Japón es un gran y milenario país que en estos momentos tan dramáticos, merece nuestro reconocimiento y estima. Es una sociedad democrática, culta y estable. Tras la Segunda Guerra Mundial el país se modernizó, cambió su piel pero no su alma. Tiene su base en una amalgama religiosa o filosófica donde se yuxtaponen el sintoísmo, el budismo, el confucionismo y, más recientemente, el cristianismo. Esto explica su singularidad social de difícil comprensión para los occidentales y todos aquellos que desconocen la cultura japonesa. 

 

La amenaza de un desastre nuclear en la central de Fukushima sigue agobiando al país. El primer ministro Naoto Kan calificó, el sábado 26 de marzo, la situación en Fukushima como muy grave, precaria e imprevisible. Japón afronta una dura prueba. Como ha ocurrido otras veces, la superará y saldrá reforzado de esta grave crisis.

 

Cataluña ha mantenido tradicionalmente unas estrechas relaciones institucionales, económicas y culturales con Japón. Se le admira por su voluntad de mantener con convicción y tenacidad su identidad nacional y cultural en un mundo cada vez más globalizado y trivial. También por su capacidad de innovación y creatividad. Y sobre todo por ha sabido mantener una gran cohesión social.

 

Desde Cataluña expresamos nuestra plena y sincera amistad y solidaridad con el pueblo japonés.

  Publicado en el Butllletí del Centre d'Estudis Jordi Pujol nº 248, el 29 marzo 2011

  • Continuar Leyendo Comentarios desactivados en Solidaridad de Cataluña con Japón

Japón, de la resiliencia al consenso

Posteado el Marzo 20th, 2011 en Asia,Japó,Presentació,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

La tragedia volvió a Japón tras el seísmo del 11 de marzo. Ya se están analizando las consecuencias económicas. Pero más allá de los valores financieros, debemos resaltar otros valores y actitudes, los de las personas afectadas dramáticamente por una crisis nuclear. Japón es un gran país. Como otros, vencedores o vencidos, ha cometido errores y horrores históricos. Inició una cruenta guerra en Asia-Pacífico que finalizó, los días 6 y 9 de agosto de 1945, con el bombardeo atómico de las poblaciones civiles de Hiroshima y Nagasaki. 65 años después, cuando el recuerdo de aquel trauma aun sigue vivo en su memoria, los japoneses están amenazados por otra catástrofe nuclear.

 

Tras su derrota en 1945, Japón renació de las cenizas. En 1946, promulgó una constitución democrática que estableció un régimen parlamentario y de libertades públicas. Se consagró el principio de la división de poderes y el imperio de la Ley, una novedad en un país de base confuciana. El país recuperó la autoestima colectiva y concentró sus esfuerzos a la reconstrucción. En 1964, los Juegos Olímpicos de Tokio confirmaron su irrupción internacional. Japón se modernizó y creció rápidamente hasta convertirse en solo dos décadas en la segunda economía mundial y la primera asiática.  Recuperó su potencial económico pero no ha  dispuesto de la capacidad de maniobra para desarrollar una diplomacia independiente. Fue considerado un gigante económico pero también un enano político en la escena internacional. Tras entrar en las NNUU en 1956 llegó a ser su segundo contribuyente, apoyando a organismos financieros como el Banco Asiático de Desarrollo. Y es uno de los principales donantes de AOD en Asia y África. Japón colabora activamente con NNUU en la defensa de “los bienes públicos globales” como el fomento del desarme mundial, la lucha contra la proliferación nuclear, la protección internacional del medio ambiente, la seguridad alimenticia, etc. Japón es partidario de una reforma de las NNUU y aspira a ser miembro permanente de un Consejo de Seguridad ampliado. Pero sus justas pretensiones chocan con las reticencias políticas chinas. Alemania se reintegró internacionalmente en el seno de la Unión Europea. Pero no existe para Japón un marco institucional parecido en Asia Oriental.

 

Y cuando Japón gira su mirada hacia al continente asiático, observa como China surge como el nuevo gigante económico con vocación de liderazgo regional y global. Acoge una quinta parte de la población mundial. El año 2008 marcó un antes y un después para Pekín. Organizó unos exitosos Juegos Olímpicos, y contempló como EEUU caía en una profunda crisis financiera, que también golpeó a Japón y la UE. En 2010, China creció un 10,3% y se convirtió en la segunda economía mundial. El PIB de Japón creció un apreciable 3,9%. En este contexto tan dinámico, Japón con sus limitaciones constitucionales en el ámbito militar, su economía desacelerada y una población envejecida, no puede desarrollar un liderazgo político y económico en Asia Oriental. Además, Pekín y Tokio mantienen unas complicadas relaciones políticas debido a unas disputas territoriales, aún no resueltas. Pero la interdependencia económica crece sin cesar. China es, desde 2006, su principal socio comercial y el gran motor que permite seguir creciendo a la economía japonesa. Tokio necesitará aún más, tras el seísmo, contar con  la cooperación financiera y comercial china.

 La sociedad japonesa se modernizó pero no se occidentalizó plenamente. Cambió su piel pero no su alma. Ha mantenido con convicción su identidad nacional y cultural. Su amalgama religiosa y de pensamiento donde se yuxtaponen  el sintoísmo, el budismo, el confucionismo y el cristianismo, explican su singularidad, de difícil comprensión para aquellos que aún insisten juzgar a Oriente desde nuestros valores occidentales. En Japón priman los colectivos sobre los individuales. Son eficaces trabajando en equipo, aunque a veces y desde nuestra percepción occidental,  pecan de una falta de rapidez y agilidad a la hora de tomar algunas decisiones. Se acuerdan por consenso y se toman su tiempo a la hora de gestionar los temas. 

Japón es hoy una sociedad democrática, culta y estable. No tiene recursos naturales que se importan desde el exterior. Pero tiene uno básico: la calidad del pueblo japonés. Sigue impresionando observar la serenidad, la disciplina y el civismo con que reaccionó desde el primer día ante la catástrofe. Sus valores colectivos e individuales se acrecientan ante nuestros ojos cuando vemos o leemos como resisten la presión de una alerta nuclear. No se han visto reacciones individuales fuera de lugar, solo muestras de solidaridad colectiva y familiar.  Nunca se borrarán de nuestra memoria, además de las tremendas imágenes de la magnitud del desastre, la gran entereza del pueblo japonés.

 

Ahora solo resta esperar y confiar en que pronto se superen las amenazas nucleares que agobian a los ciudadanos. Japón padeció antes otros devastadores terremotos, el último en Kobe en 1995. Pero el “factor nuclear” sitúa esta crisis en otra dimensión, aún de imprevisibles consecuencias. Incluso cambiará la posición internacional sobre la energía nuclear.

 

Una vez superada la fase de alarma nuclear, Japón demostrará otra vez sus capacidades para trabajar colectivamente en la reconstrucción del país. Una tarea ingente que motivará y  movilizará otra vez a los japoneses. Se abrirá una nueva etapa histórica. Una gran oportunidad para mejorar sus instituciones políticas y económicas, abrirse más al exterior y, a la vez, mantener sus valores e identidad.  Japón puede y debe revitalizarse, reinventarse e incluso rejuvenecerse. Porque su principal amenaza no es exterior, sino interna. Debe corregir el bajo índice de fertilidad que provoca el alto envejecimiento de su población  que ya cuenta con un 21,5% de mayores de 65 años. El déficit demográfico frena el crecimiento, el consumo y el ahorro. Es imprescindible que el Gobierno de Naoto Kan del PDL y oposición política, el PLD, se sepan liderar y sumar esfuerzos colectivos. Japón también precisará, a corto plazo, de la cooperación financiera internacional. Deberá hacer definitivamente las paces con sus vecinos, China y Corea del Sur.

 

Japón es un gran país que merece nuestro reconocimiento y estima. Está pasando una durísima prueba. La superará. Debemos expresar nuestra solidaridad con el pueblo japonés.

  Publicado en La Vanguardia, el 20 marzo 2011

  • Continuar Leyendo Comentarios desactivados en Japón, de la resiliencia al consenso

La tragedia de Japón y la economía mundial

Posteado el Marzo 19th, 2011 en Asia,Japó,Presentació,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

Hace una semana el primer ministro Naoto Kan comunicaba con emoción que debido a la devastación provocada por el seísmo y posterior tsunami, Japón afrontaba la peor crisis desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Unos días después, el emperador Akihito se dirigió solemnemente y por primera vez por televisión a los japoneses para expresarles su consternación ante la trágica amenaza de un desastre nuclear. El múltiple accidente nuclear en la central de Fukushima ha situado la crisis en una dimensión de incalculables consecuencias. Preocupa no tanto la grave situación económica como  la seguridad de millones de personas que viven no lejos de los focos que irradían  radioactividad. Una catástrofe nuclear en la tercera economía mundial agravará extraordinariamente la crisis, que tendría efectos globales.

 

La economía japonesa quedó prácticamente paralizada. El seísmo destrozó las infraestructuras, las industrias y los hogares de la región de Sendai. Pero los cuantiosos daños en varias refinerías y centrales nucleares multiplicaron los graves efectos del seísmo. Los cortes o las reducciones en el subministro energético colapsaron el buen funcionamiento de las infraestructuras de transporte del país, incluyendo los ferrocarriles, puertos y aeropuertos. Y las factorías de los grandes conglomerados industriales, del sector automóvil y electrónica y otros, pararon total o parcialmente su producción y las exportaciones japonesas a los mercados mundiales. Y la alerta nuclear agobió a la población del área de Tokio que ha demostrado una serenidad y entereza encomiables Esta área representa casi un tercio del PIB del país. Aunque la situación se empezó a normalizar en los últimos días, la incertidumbre es grande.

 

El Banco de Japón inyectó billones de yenes para evitar una súbita depresión económica. El indice Nikkei de la Bolsa de Tokio  se desplomó ante la huída de aquellos extranjeros que vendieron sus activos invertidos en empresas industriales y de servicios nipones. Estas perdieron más de 500.00 millones de euros en solo tres días. Pero, a la inversa, las urgencias financieras niponas obligarán a repatriar una parte significativa de los capitales invertidos por los japoneses en empresas extranjeras y en bonos del tesoro estadounidense, la UE, Brasil o en otros países. Una vuelta de capitales ahora necesarios para reconstruir el país que ha provocado una inmediata revalorización del yen frente a dólar y el euro. Ya ocurrió tras el terremoto de Kobe en 1995 cuando el yen se revalorizó un 15% respecto al dólar. Ahora se repite el caso.  Pero un alza significativa del yen perjudicará la competitividad de las exportaciones japonesas.

 

La crisis japonesa tiene, a corto plazo, unos efectos globales y regionales, financieros y económicos. Lo ocurrido en las centrales nucleares pondrá en tela de juicio el uso de la energía nuclear y obligará a buscar otras fuentes alternativas. Y, a corto plazo, presionará al alza el precio del petróleo, cuando los países productores del mundo árabe vive tiempos de gran tensión política. La factura energética podría encarecerse para todos aquellos países que dependen de las importaciones energéticas, como son Japón, Corea del Sur. Ahora. Tras el fallo de los reactores nucleares, Japón deberá importar mucho más. Rusia saldrá muy favorecida.

 

La crisis representa un duro golpe para las economías de Asia oriental, el principal motor del crecimiento mundial. Existe una gran intendependencia económica y comercial entre Japón, China, Corea del Sur y Taiwán. Los conglomerados japoneses tienen una parte substancial de la producción en aquellos tres países vecinos y sus filiales dependen de los suministros de los componentes de alta tecnología. Solo se producen en  las factorías del archipiélago. Incluso las empresas chinas, surcoreanas y taiwanesas precisan importar los productos de alta tecnología nipones, vitales para su producción manufacturera en el sector del automóvil y electrónica. Japón podría frenar o demorar, a corto y medio plazo, sus inversiones no solo en Asia., también en América Latina y África. También las empresas extranjeras establecidas o que comercian en Japón verán disminuir sus ventas en el mercado interior. Impactará en las exportaciones alemanas a Japón. El turismo emisor y receptor será otro de los directamente afectados.

 

Pero una vez superada la actual fase de emergencia, se iniciará una nueva etapa de reconstrucción del país, priorizando a las infraestructuras destrozadas o dañadas por el seísmo. También una gran oportunidad para las empresas extranjeras. El coste para Japón será enorme. Su economía se contraerá en los próximos meses debido a la reducción de la actividad económica pero remontará en el último trimestre del presente año. Hay que confiar en Japón y el pueblo japonés. Como otras veces, también superará esta trágica crisis.

Publicado en el diari ARA, el 19 diciembre 2011

  • Continuar Leyendo Comentarios desactivados en La tragedia de Japón y la economía mundial

Les urgencias financieras de Japón

Posteado el Marzo 16th, 2011 en Asia,Japó,Presentació,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

Japón ha sido otra vez brutalmente sacudido por las fuerzas de la naturaleza. Tras auxiliar a las miles de víctimas y familias afectadas por la tragedia, se impulsará la inmediata reconstrucción económica. Será una tarea ingente. La tragedia llegó en el peor momento para la economía. Tras dos décadas de lento crecimiento, el PIB creció un 3,9% en 2010, casi el doble que la media de la UE. Pero la economía sigue siendo muy dependiente del sector exterior pues la demanda interna no acaba de arrancar. La situación de las finanzas públicas es preocupante El déficit público se acerca al 10%. La deuda supera el 200% del PIB. Una situación manejable gracias a la elevada tasa de ahorro interno. El margen de maniobra para estimular la economía es estrecho con los tipos de interés a casi cero.

 

Ahora, el Gobierno de Naoto Kan deberá inyectar liquidez lanzando inmediatamente un plan económico y fiscal para reconstruir las infraestructuras, las industrias y los hogares afectados para paliar el impacto económico del desastre. En los primeros días se creyó que el impacto podría ser menor que el terremoto que en 1995 golpeó a Kobe, una ciudad situada en el centro geográfico e industrial del país. Esta vez, el epicentro del seísmo fue en la región de Tohuku, a 250 kilómetros al noroeste de Tokio, con menor peso económico. Sin embargo, también las infraestructuras de la conurbación de Tokio quedaron afectadas.

 

La sacudida afectará en mayor o menor medida a toda la economía japonesa. El seísmo paralizó totalmente la producción de muchas factorías como las de Toyota, Nissan, Suzuki, Honda, Sony, etc. que verán frenadas sus exportaciones. Sus filares en China deberán incrementar su producción. También afectó gravemente a varias refinerías y centrales nucleares lo que provocará un necesario incremento de las importaciones energéticas. Los 53 reactores nucleares del archipiélago aseguran el 35% de la producción eléctrica. Las urgencias financieras para la reconstrucción pueden obligar a Japón a repatriar una parte de los capitales invertidos en bonos del tesoro estadounidense y de la UE.  Además, a corto plazo, se demorarán los viajes de negocios o turísticos a Japón, mucho más mientras no se despejen las alertas nucleares.

 

Japón necesitará apoyo financiero internacional. Le urge contar, a corto plazo con liquidez. Tiene, tras China, las segundas reservas de divisas mundiales, en gran parte invertidas en el exterior. Cabe esperar una repatriación de capitales hoy situados en bonos del tesoro estadounidense y de la UE. Japón ha apoyado financieramente a la zona euro, destino del 10% de sus exportaciones. Ahora difícilmente puede adquirir deuda europea. En cambio, China quiere diversificar sus reservas de divisas extranjeras y podría incrementar la compra de bonos del tesoro japonés. Ya lo hacía desde el verano pasado. Pekín y Tokio mantienen unas relaciones políticas complicadas pero la interdependencia económica crece sin parar. China es, desde 2006, el primer socio comercial y el gran motor que permite que la economía japonesa siga creciendo. Las grandes empresas chinas intentarán otra vez, a pesar del recelo japonés, invertir en el archipiélago. Su objetivo no es tanto el mercado japonés como hacerse con la avanzada tecnología de las empresas niponas.

 

A los problemas económicos se suma una crisis política subyacente. El primer ministro Naoto Kan está políticamente debilitado. Perdió el control de la Cámara Baja en las elecciones legislativas del pasado julio. Además, afronta divisiones internas en su propio partido, el Partido Democrático de Japón (PD). Sin embargo, Naoto Kan es un hombre de acción, pragmático y con experiencia económica. El seísmo constituye una nueva oportunidad para demostrar a los japoneses que, tras superar la actual situación de emergencia, puede gestionar rápida y eficazmente la posterior fase de reconstrucción. Si lo logra, Naoto Kan recuperará la confianza del país en el liderazgo del PDL. En caso contrario, se acelerará la vuelta al poder del Partido Liberal Democrático (PLD) que gobernó casi ininterrumpidamente el país desde 1955 hasta agosto de 2009.

 

Debemos confiar en las capacidades de Japón para reaccionar y superar los golpes, incluso los de la naturaleza. Su historia lo corrobora. Es la tercera economía mundial y la segunda asiática. Y una sociedad democrática, culta y estable. El país no tiene recursos naturales pero tiene uno que es básico: el pueblo japonés. La serenidad y disciplina con las que reaccionó ante el seísmo demuestra su alto sentido cívico y colectivo. Volverá a superar esta crisis.

 

 Publicado en el diari ARA, el 16 marzo 2011

  • Continuar Leyendo Comentarios desactivados en Les urgencias financieras de Japón

Japón, retos de la tercera economía mundial

Posteado el Febrero 19th, 2011 en Asia,Japó,Presentació,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

Japón lleva desde 1991, dos décadas de lento crecimiento económico, lastrado por la deflación. Es la tercera economía mundial y la segunda asiática. Pero el país se siente agobiado por el rápido crecimiento del coloso chino, un vecino con el cual mantiene unas relaciones políticas ambivalentes.

China es, desde 2006, su principal socio comercial y el gran motor que permite crecer a la economía japonesa, muy dependiente de su sector exportador. La demanda interna japonesa no arranca. Aún existen en el futuro económico del país del sol naciente algunos nubarrones. Suele ser complicado hacer previsiones sobre la evolución de su economía, en constantes altibajos y datos contradictorios. Hace 3 meses, el FMI pronosticó que el PIB japonés crecería un 2,8% en 2010. El 25 de enero, el FMI revisó al alza sus predicciones y anunció que el PIB de 2010 creció un 4,3%, gracias a las nuevas medidas de estímulo económico adoptadas por Tokio. Pero los interrogantes volvieron, solo dos días después, cuando la agencia de calificación financiera Standard& Poor’s (S&P) rebajaba la nota de la deuda de Japón, de AA a AA-. Algunos analistas temen que el primer ministro Naoto Kan no logre sanear las finanzas públicas, agobiadas por una enorme deuda pública que supone el 200% del PIB. Pero la situación resulta manejable gracias a la elevada tasa de ahorro interno. Cabe confiar en la ambiciosa reforma fiscal adoptada por el Gobierno que, si es aprobada por la Dieta, se aplicará a partir del 1 de abril de 2011. Mientras Japón espera salir de una larga crisis,  el modelo chino de “capitalismo sin pluralismo político” logró que su economía creciese un 10,3% en 2010. EEUU, estimulado por las últimas medidas económicas de Obama, creció un 2,9% en 2010. Alemania un 3,6%.

 

La explosión de las burbujas bursátil e inmobiliaria en 1991 y la crisis financiera asiática de 1997 sacudió pero no derrumbó un modelo económico japonés. Sin embargo, la última crisis financiera que arrancó en 2008 en EEUU, sí planteó la necesidad de acelerar los cambios estructurales. Y sobre todo lograr recuperar la confianza de los ciudadanos en sus instituciones y las motivaciones colectivas y personales para afrontar con decisión nuevos retos. Japón debe reinventarse. No sería la primera vez. Lo hizo cuando se modernizó con la restauración Meiji a mitades del siglo XIX. Y otra vez tras la derrota militar en 1945. 

 

Pero existe otra gran amenaza para Japón que no es exterior, sino interna. Su gran reto consiste en corregir el bajo índice de fertilidad y el rápido envejecimiento de la población que ya cuenta con un 21,5 % de mayores de 65 años. Si no se toman medidas urgentes, la población puede bajar de los 127 millones a 85 millones en 2055. El déficit  demográfico ya afecta al crecimiento económico, el consumo, al ahorro interno y a la financiación del sistema de salud y de pensiones. Japón también debe rejuvenecer.

 

Japón es un gran país que merece toda la confianza. Goza de un sistema democrático, un alto nivel de vida, una población culta y una mano de obra especializada que le permite ejercer un liderazgo tecnológico. Es una Sociedad del Conocimiento. La tasa de paro se mantiene en torno al 5%. El país tiene grandes capacidades pero le falta la dimensión y la población que sí tiene el coloso chino. El futuro de Japón depende de dos factores: a) del como evolucionen sus complejas relaciones políticas con China y b) de que el país, marcado por la geografía y la historia, se abra sin reservas al exterior. El mantenimiento de la identidad japonesa puede y debe conjugarse con una mayor apertura al exterior.

 

Desde Europa debemos ser prudentes cuando juzgamos a Japón. Muchas veces lo hacemos desde el desconocimiento de su cultura milenaria. Podemos aprender mucho de Japón, tanto de sus grandes virtudes como pueblo como de sus errores políticos o económicos. Se han juzgado con un cierto desden las dos décadas perdidas de Japón desde el punto de vista económico. Pero ahora son algunos países occidentales, incluida España, los que están amenazados por una larga recesión. Si salimos de ella será, en gran parte, gracias a que somos miembros de la UE, liderada por Alemania. Merece reconocer que Tokio está apoyando financieramente  a la zona euro y está dispuesto a adquirir deuda europea. Japón cuenta, tras China, con las segundas reservas de divisas mundiales (850.000 millones euros). También quiere asegurar la estabilidad del euro. La UE es el destino del 10% de las exportaciones niponas.

 Una última consideración: China es, tras superar a Japón, la nueva estrella del escenario internacional. Pero Pekín tiene una asignatura pendiente: las reformas políticas. Es innegable que el desarrollo chino es hoy muy superior al japonés o al indio. China ha crecido mucho pero con graves desigualdades territoriales, sociales y medioambientales. En cambio, Japón es, a pesar de la crisis económica sufrida, una sociedad democrática, culta, homogénea y estable.   Publicado en el diario ARA, el 19 febrero 2010

  • Comentarios desactivados en Japón, retos de la tercera economía mundial

5 de agosto de 1945: Hacia un nuevo Japón

Posteado el Septiembre 27th, 2010 en Asia,Japó,Presentació,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

El emperador Hiro Hito se dirigió por radio el 15 de agosto de 1945 para anunciar al mundo la rendición incondicional de Japón que fue firmada el 2 de septiembre a bordo del acorazado “Missouri”. El país paso a ser ocupado, por primera vez en su antiquísima historia, por una potencia extranjera.

 

El general estadounidense Mac Arthur, nombrado comandante en jefe de las fuerzas de ocupación, aterrizó en Tokio el 30 de agosto. Tenía enfrente una tarea ingente. El país estaba arruinado y las grandes ciudades, salvo Kyoto, prácticamente destruidas. Dos de ellas, Hiroshima y Nagasaki, sufrieron, el 6 y 9 de agosto, el primer bombardeo atómico de la historia. La población estaba deprimida pues a los 2 millones de soldados y los 580.000 civiles muertos había que añadir decenas de miles de heridos sin apenas asistencia médica. Además, tenían que ser repatriados más de 6 millones de soldados desmovilizados en los frentes de guerra. No había trabajo pues las  empresas y el comercio están paralizadas. Había 13 millones de parados, muchos de ellos sin las necesidades básicas cubiertas. Era la cruda imagen de un imperio derrotado. Solamente a partir de 1946 la industria recobró el 15 % de su nivel de actividad anterior a la guerra.

 

Los aliados tuvieron en principio un objetivo político: castigar a lo responsables políticos y militares del conflicto para evitar, en el futuro, toda posible veleidad militarista y autoritaria. Para sentar las bases de una nueva etapa política había que construir un estado democrático donde se respetasen las libertades públicas. El Mando Supremo Aliado  inició una purga entre los oficiales del ejército y la policía, la clase política, los cuadros de la administración y de las empresas implicadas en la ocupación militar durante la guerra. Más de 220.000 personas fueron inmediatamente depuradas.

 

EEUU encarceló en Tokio a 250 presuntos criminales de guerra, entre ellos a 18 generales, 4 ex primeros ministros y 6 altos diplomáticos que para ser juzgados por un Tribunal militar internacional creado a tal efecto. El juicio empezó el 3 de marzo de 1946 y duró treinta meses. La sentencia condenó, el 28 de diciembre de 1948, a la pena de muerte y fueron ejecutados 7 criminales de guerra de la categoría A, entre ellos el general Tojo Hideki, máximo mando del Ejército imperial y jefe de Gobierno (1941-1945). Otros 16 fueron condenados a cadena perpetua. Pero la mayor parte de la lista de inculpados no llegaron a ser juzgados y  fueron progresivamente liberados.

 

Sin embargo, la cuestión más delicada fue decidir sobre la suerte del emperador Hiro Hito y de otros miembros de la familia real que formaron parte de la jerarquía militar. Mac Arthur tras reunirse con Hiro Hito creyó que la autoridad moral del emperador sobre su pueblo podría serle útil para llevar a cabo la transformación del país. Por esta razón, decidió exonerarle de toda culpabilidad en el desarrollo de la política imperialista que había provocado millones de víctimas en Asia. Y con él también la familia real quedó libre. Fue una decisión “política” muy arriesgada pero eficaz para los intereses estadounidenses ya que el emperador aseguró una estabilidad política decisiva para hacer realidad los objetivos políticos de EEUU. La nueva Constitución de 1946, desposeyó al emperador de todo poder político efectivo pasando a ser “el  símbolo de Estado y de la unidad del pueblo” (art. 1). Hiro Hito que había accedido al tono en 1926 continuó como un monarca constitucional hasta su fallecimiento en 1989. Reinó durante 63 años y fue sucedido por su hijo Akihito, como el 125º emperador de una  antiquísima dinastía. La monarquía continúa siendo un símbolo esencial que asegura la continuidad de un país milenario.

 

Pero para construir un nuevo Japón se requería modificar drásticamente la estructura política del Estado. Mac Arthur cambió la piel de Japón con una nueva Constitución inspirada en el modelo estadounidense que, no sin resistencia, fue promulgada el 3 de noviembre de 1946 y entró en vigor el 3 de mayo de 1947. No fue refrendada directamente por el pueblo sino votada casi por unanimidad por la Dieta, un parlamento constituyente elegido en abril de 1946. Estableció un régimen democrático con una monarquía parlamentaria y consagró el principio de la división de poderes y el imperio de la Ley. También se incluyó una cláusula pacifista que proclama la renuncia a la guerra (art. 9)

 

Sin embargo, EEUU empezó muy pronto a cambiar su estrategia política en Japón. A partir de 1949 y en los años sucesivos se autorizaron las rehabilitaciones masivas de aquellos que habían sido anteriormente depurados. Se reincorporaron gradualmente a la nueva administración miles de funcionarios e incluso varios políticos que habían tenido responsabilidades de alto nivel en la etapa imperial. Algunos incluso llegaron a ser nombrados primeros ministros y ministros de los primeros Gobiernos del Partido Liberal. El caso más destacado fue el de Kishi Nobusuke que, habiendo sido encarcelado como presunto criminal de guerra de la categoría A, participó en las tareas de la revisión constitucional, llegó a ser nombrado primer ministro en 1956 y fue promotor del Tratado de seguridad entre Japón y EEUU, firmado en mayo de 1960.

 

Merece subrayar que de los 16 primeros ministros que tuvo Japón durante los 42 años siguientes al final de la guerra, solo 2 no habían tenido actividades políticas antes de 1945. La mayoría de los líderes políticos que fundaron el Partido Liberal Democrático (PLD) que ha gobernado Japón casi interrumpidamente desde febrero de 1955 hasta agosto de 2009, estuvieron implicados en la etapa imperial. Y cuatro de los 5 últimos primeros ministros (Junichiro Koizumi, Shinzo Abe, Taro aso y Yukio Hatoyama) que ha tenido Japón pertenecen a dinastías políticas. Solamente el actual primer ministro Naoto Kan, no tiene esta vinculación dinástica con el pasado.

 

Lo mismo cabe decir en la esfera económica. Mac Arthur decidió eliminar la estructura empresarial que había apoyado la guerra. Confiscó los cuatro grandes conglomerados empresariales o “Zaibatsu”: Mitsui, Mitsubitshi, Sumitomo y Yasuda. Incluso promulgó una ley antitrust para impedir su reconstrución. Pero estos mismos 4 grupos resurgieron después con el nombre de “Keiretsu”. Todo el viejo entramado capitalista  de la etapa imperial se readaptó para facilitar una rápida reconstrucción económica del país. Incluso los sindicatos evolucionan hacia un sindicalismo de empresa. Los “Keiretsu” siguen liderando la economía japonesa hasta nuestros días.

 

La necesidad de frenar el rápido expansionismo comunista en Asia oriental convirtió a Japón en un nuevo bastión de los intereses estratégicos, políticos y económicos, de EEUU en la región. Mao Zedong había proclamado en Pekín, el 1 de octubre de 1949, la República Popular de China. Este acontecimiento chino comportó que EEUU frenasen la depuración de los anteriores cuadros militares japoneses con el objetivo de facilitar la reconstrucción de unas “fuerzas de autodefensa” en Japón. Sin embargo, fue el inicio de la Guerra de Corea en 1950 lo que aceleró la alianza política entre EEUU y Japón. Los dos países firmaron el 8 de septiembre de 1951 el tratado de paz de San Francisco que restableció plenamente la soberanía japonesa y marcó el final de la ocupación militar estadounidense.

 

EEUU reintegró a Japón en el concierto internacional, la sociedad japonesa se modernizó y el país se desarrolló rápidamente hasta convertirse en la segunda economía mundial. Pero, a diferencia de Alemania donde sí hubo una verdadera depuración de las responsabilidades del régimen nazi, en el país asiático aquella no tuvo lugar por las urgencias estratégicas de EEUU en plena Guerra Fría. Aquí residen las causas de los problemas políticos que aún hoy enrarecen las relaciones políticas entre Japón y sus vecinos, principalmente China y Corea del Sur. Estos dos países consideran que Japón no asumió plenamente sus responsabilidades, ni se ha disculpado sinceramente por sus actuaciones durante la guerra. Las relaciones diplomáticas de Japón con Corea del Sur y China no se reestablecieron hasta 1965 y 1972 respectivamente.

 

Un hecho significativo. En 1978, los nombres de los militares, criminales de guerra condenados y ajusticiados tras la sentencia del Tribunal militar internacional, fueron inscritos en el “Libro de las almas” en el Santuario sintoísta de Yasukuni, en Tokio. Se sumaron a los nombres de los casi dos millones de soldados caídos en combate al servicio del Emperador desde inicios de la era Meiji. Este santuario es visitado el 15 de agosto de cada año por muchos ciudadanos, también algunos políticos japoneses, para honrar las almas de los muertos. Un gran honor para los conservadores japoneses pero una dura e inaceptable ofensa para los pueblos chino y coreano.

 Publicado en Igadi, el 27 septiembre 2010

  • Continuar Leyendo Comentarios desactivados en 5 de agosto de 1945: Hacia un nuevo Japón

Centenario de la anexión de corea por Japón

Posteado el Septiembre 17th, 2010 en Corea,Japó,Presentació,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

  • Continuar Leyendo Comentarios desactivados en Centenario de la anexión de corea por Japón

La realidad es la realidad

Posteado el Agosto 7th, 2010 en Asia,Japó,Presentació,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

¿Estuvo justificado el doble lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki? Unos afirman que el bombardeo aceleró el final de la guerra con el consiguiente ahorro de vidas. Otros creen que no era necesario porque la derrota japonesa era irreversible y solo cuestión de unos meses. Los más críticos consideran que EEUU quería comprobar los efectos de la bomba sobre objetivos reales y demostrar a la URSS su supremacía militar. En todo caso, los lanzamientos marcaron el inicio de una carrera de armamentos entre las dos grandes potencias. La URSS lanzó su bomba en 1949 y después, Gran Bretaña (1952), Francia (1960) y China (1964). La disuasión nuclear frenó una Tercera Guerra Mundial pero no las guerras convencionales y localizadas.

 

65 años después, en Hiroshima y Nagasaki, los “hibakushas” o supervivientes de los dos bombardeos ayudan a recordarlo, especialmente, a las jóvenes japoneses. El trauma sigue vivo en Japón. En julio de 2007, el ministro de defensa Fumio Kyuma se vio forzado a dimitir cuando afirmó que las bombas al provocar el rápido fin de la guerra, evitaron que Japón fuese ocupado por la URSS. Los ideales pacifistas y antinucleares mantienen un gran apoyo en el país.

 

La caída de la URSS acabó con la Guerra Fría pero no con la proliferación nuclear. A pesar de la aprobación del tratado de No Proliferación nuclear en el año 1968, existen hoy 4 países nucleares más (Israel India, Pakistán y Corea del Norte). Otros, como Irán, sortean las presiones y sanciones internacionales para dotarse de armamento nuclear. Las relaciones internacionales siguen marcadas por su tenencia y la voluntad de lograrlas, incluso por parte de varios Estados fallidos.

 

Desgraciadamente, el hombre no aprende y olvida pronto las lecciones de la Historia. Y la Humanidad seguirá viviendo en medio de una gran tensión nuclear mientras no se reduzcan hasta su eliminación, unas armas nucleares capaces de destruir la tierra varias veces. Barack Obama lanzó un llamamiento a favor del desarme nuclear en Praga en abril de 2009 y ya alcanzó acuerdos parciales con Rusia. Pero su ideal choca con la cruda realidad de los intereses estratégicos, económicos y energéticos de cada Estado, empezando con los de EEUU y los de sus competidores, principalmente China.

 

 Publicado en La Vanguardia, el 7 agosto 2010

Próxima Página »