Kim Jong-il marca un gol y encaja 12

Posteado el Junio 28th, 2010 en Corea,Presentació,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

Yun Nam-Ji marcó un extraordinario gol a Brasil en el minuto 89. Pero el verdadero autor del gol fue el presidente Kim Jong-il, la luz que guía y el artífice de los grandes logros del país, incluso los deportivos. Los norcoreanos jugaron un gran partido contra las estrellas brasileñas aunque su selección nacional solo ocupa el 105º lugar en el ranking FIFA. Sus clubes no participan en las competiciones internacionales.

 

Kim Jong-il, un apasionado al fútbol, disfrutó “iluminando” a sus esforzados jugadores. El entrenador Kim Jong-hun reconocía que el mérito correspondía a los consejos tácticos del dictador. La propaganda afirmó que estuvo en contacto directo con el banquillo durante el match. El deporte es también un instrumento nacionalista para el culto a la personalidad del dictador. Mientras las victorias son celebradas como éxitos del régimen, las derrotas son simplemente ignoradas por sus controlados medios de información. Esta vez no fue tan fácil.

 

El fútbol es un fenómeno global. La televisión norcoreana suele retransmitir en diferido algunos partidos de las ligas europeas, también la española. La clasificación de Corea del Norte tras 44 años para disputar la World Cup en Sudáfrica ofreció al régimen otra oportunidad para una operación de propaganda interna e internacional.

 

Pyongyang sigue aislado internacionalmente debido a su programa nuclear. Además, el torpedeo e hundimiento del buque surcoreano “Cheonan” acaecido el 26 de marzo causando 46 muertos ha incrementado la tensión militar en Asia oriental. La surcoreana SBS que tiene los derechos exclusivos de emisión del Mundial para toda la península coreana, se negó a proveer la señal al Norte. Los norcoreanos exigían a SBS que, además de dar la señal, asumiesen los gastos de la estancia de toda la comitiva norcoreana en Sudáfrica, con más funcionarios de seguridad que jugadores y técnicos. SBS concedió gratuitamente al Norte la retrasmisión de Alemania 2006. Pero entonces las relaciones intercoreanas se desarrollaban bajo la “Sunshine Policy”. Ahora, el diálogo bilateral esta roto. Sin embargo, el Norte pirateó y ofreció en diferido, borrando las marcas de la cadena emisora, el partido inaugural entre Sudáfrica y México, incluso el Corea del Sur-Grecia.

 

Pyongyang ofreció “en diferido” el partido con Brasil donde también destacaron las imágenes de unos “falsos” centenares de animosos seguidores norcoreanos. Se trataba de un “motivado” grupo de chinos que recibieron las entradas  gratuitas del Comité de Deportes norcoreano. Tras el espectacular partido con Brasil, el régimen decidió por primera vez retrasmitir “en directo” un acontecimiento deportivo extranjero. Los norcoreanos vaciaron las calles de la capital y del todo el país para ver apretujados ante los escasos televisores el choque contra Portugal. Se crearon grandes expectativas sobre las posibilidades de que los “Chollitas”, los míticos caballos alados norcoreanos, venciesen esta vez a los portugueses. Una vana ilusión que duró hasta que Raul Meredes marcó el primer gol en el minuto 29. Luego llegaron otros seis goles portugueses y los comentaristas de la cadena oficial enmudecieron ante el 7-0, la goleada más abultada del Mundial. En el tercer y último partido con Costa de Marfil encajo otros 3 goles.

 

Kim Jong-il solo marco un gol en Sudáfrica. Si bien el jugador Yun Nam-ji fue iluminado por el dictador, parece que el portero y sus defensores no escucharon sus consejos tácticos. Los caballos alados norcoreanos cayeron estrepitosamente. Les espera un difícil camino de vuelta al paraíso del Norte.

  Publicado en La Vanguradia, el 28 junio 2010

Corea del Norte, ¿república o monarquía

Posteado el Junio 26th, 2010 en Corea,Presentació,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

La Constitución norcoreana califica el país como una Republica Popular Democrática. En realidad no funciona como una república, ni es democrática ni popular. El régimen político es una especie de monarquía estalinista en la que la sucesión dinástica es un asunto familiar. Kim Il-sung (Kim I), el fundador de la dinastía que falleció en 1994, designó sucesor a su hijo Kim Jong-il en 1980. Este contó con dos décadas para prepararse y asegurarse el control del aparato político y militar del régimen. Ahora, Kim II con 68 años prepara como sucesor a su tercer hijo Kim Jong-un que tiene solo 28 años. Este proceso sucesorio a favor de Kim III es más complejo.

 

Kim Jong-il sufrió un infarto cerebral en agosto de 2008. Para afirmar las riendas del poder impulsó una política más militarista que culminó, el 25 de mayo de 2009,  con un 2º ensayo nuclear. Pero últimamente su estado de salud ha empeorado. Las fotos captadas en mayo en su viaje a Pekín evidenciaban una perdida de peso y movilidad que provocaron nuevas especulaciones sobre su mala salud e incluso se afirmó, en base a unas filtraciones de informes médicos, que a Kim Jong-il le quedan unos 3 años de vida. Otras fuentes predicen que no llegará al 2012, porque padece un cáncer de páncreas. Pero es difícil adivinar cuanto tiempo vivirá ni siquiera si el régimen puede colapsar antes que el dictador.

 

Kim II tiene tres hijos varones. En un país de base cultural confuciana, la sucesión debía recaer en Kim Jong-nam, 39 años. Sin embargo, fue retenido en 2001 por las autoridades japonesas cuando, con un falso pasaporte dominicano, intentaba entrar con su familia en Japón para visitar Dineylandia. Caído en desgracia vive un dulce exilio en Macao. El segundo hijo, Kim Jong-chul, 30 años, está descartado. Se  filtraron noticias sobre su incapacitación tras un supuesto accidente de automóvil si bien otras fuentes afirman que su padre lo consideraba demasiado débil y afeminado para liderar a los duros generales norcoreanos. Solo quedaba la opción del joven Kim Jong-un. Estudió durante 4 años en Suiza y habla inglés y una vez en Pyongyang en 2002 siguió la carrera militar en la Universidad Kim Il-sung. Se parece físicamente y por temperamento a su padre.

 

En este contexto sucesorio el 7 de junio se celebró una sesión extraordinaria de la Asamblea Popular Nacional presidida por Kim Jong-il. Aprobó una remodelación del Gobierno designando como primer ministro a Choe Yong-rim, que sustituyó a Kim Yong-il por los desastrosos efectos de la reforma monetaria lanzada en noviembre de 2009. La economía, tras cortarse la cooperación con Seúl, resiste gracias a la ayuda china. Kim II ha defenestrado a los tecnócratas para situar a los duros y fieles camaradas y volver a girar hacia una economía centralizada y planificada. También se nombró vicepresidente de la Comisión Nacional de Defensa y nuevo nº 2 del régimen a Jang Song-thaek, de 64 años. Hombre de plena confianza del dictador, tiene un objetivo clave: asegurar la sucesión dinástica a favor de Kim Jong-eun, aún muy joven y sin la experiencia política y militar para liderar el país. Kim II ve en su cuñado la figura del “regente” que guiará la transición dinástica en el supuesto que un fatal agravamiento de su salud provocase a corto plazo su muerte.

 

Jang Song-thaek ha ido ganando, entre los militares, viejos y nuevos apoyos  favorables a los intereses sucesorios del dictador. Pyongyang es una fuente de rumores sobre purgas políticas e incluso accidentes o desapariciones. Se pretende renovar la octogenaria cúpula militar y favorecer la llegada de una nueva generación de militares que sintonicen con el joven y futuro líder. Es en este contexto que cabe interpretar el impulso del programa nuclear y el torpedeo del buque surcoreano “Cheonan”, acaecido el 26 de marzo. Kim Jong-il aspira a vivir lo suficiente para celebrar en 2012 el centenario del nacimiento de su padre y fundador Kim Il-sung, Si lo logra presumirá, a falta de logros económicos, del status nuclear del país y confirmará oficialmente como sucesor al trono a su hijo Kim Jong-eun.

  Publicado en La Vanguardia, el 26 junio 2010

  • Continuar Leyendo Comentarios desactivados en Corea del Norte, ¿república o monarquía

Otra crisis política en Japón

Posteado el Junio 22nd, 2010 en Asia,Japó,Presentació,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

Japón sufre, como otros países de la OCDE, los efectos de la crisis global. Sin embargo, a la económica, se le suma una larga y profunda crisis política. El 2 de junio, el primer ministro Yukio Hatoyama dimitió tras solo 8 meses en el cargo. Fue sustituido por el ex ministro de Finanzas Naoto Kan, el quinto primer ministro nipón desde 2006.  Intentará recuperar la estabilidad política y la confianza en el Partido Democrático de Japón (PDJ) para afrontar en mejores condiciones las elecciones del 11 de julio que renovarán la mitad de los miembros de la Cámara Alta. Esta crisis constituye otra frustración para el electorado japonés que confió en el PDJ para iniciar una nueva etapa de reformas tras el casi monopolio del Partido Liberal Democrático (PDL) desde 1955.

 

La victoria del PDJ en las elecciones para la Cámara Baja del 30 de agosto de 2009 había generado grandes expectativas de que por fin se impulsarían las reformas estructurales para afrontar los grandes desafíos políticos, económicos y sociales del país. El PDJ es una partido joven, creado en 1996, sin experiencia ni coherencia política. Su ambicioso programa electoral provocó muchas reservas sobre las capacidades de Yukio Hatoyama para llevarlo a cabo. El PDJ pretendía recuperar las riendas efectivas de un poder aún en manos de los burócratas, las grandes dinastías políticas y los lobbies económico-empresariales. Se comprometió a corregir tal situación y asumir la dirección, la planificación y la ejecución de las diversas políticas. Cabía esperar, como así ha sido, una fuerte resistencia de los poderes fácticos. Sin embargo el PDJ cayó en los mismos problemas que ellos combatían desde la oposición. Ichiro Ozama, el secretario general del PDL y martillo acusador del PLD, volvió a ser acusado de financiación ilegal del partido y por evasiones millonarias de impuestos. Ahora, también ha dimitido, lo que podría favorecer una profunda renovación de los cuadros del partido.

 

Yukio Hatoyama cometió muchos errores políticos. Pero la crisis política se aceleró cuando el 28 de mayo aquel renunció a su compromiso electoral de desmantelar la base militar estadounidense de Futenma, en la isla de Okinawa. Había fracasado en sus negociaciones para alcanzar un acuerdo con la Administración Obama. El hundimiento de la corbeta surcoreana “Cheonan” acaecido el 26 de marzo, una agresión atribuida a un torpedo norcoreano, no le ayudó precisamente, en un contexto de escalada de las tensiones militares en el noreste de Asia, a cerrar una base que es clave en el esquema defensivo de la alianza militar entre EEUU, Japón y Corea del Sur en la región.

 

Naoto Kan, de 63 años, es un hombre de acción, pragmático y con experiencia en temas económicos. A diferencia de sus predecesores no pertenece a las grandes dinastías políticas del país. Al tomar posesión del cargo dejó patente su realismo ante la grave crisis económica del país. Reconoció que, desde hace dos décadas, la economía japonesa esta en un punto muerto y los jóvenes no encuentran trabajo. Una situación que es la consecuencia de la aplicación de unas políticas erróneas. Naoto Kan deberá afrontar la urgente reducción del enorme déficit público que según el FMI alcanza el 226,9% del PIB, mucho más que el 113% de Grecia. Pero, a diferencia del caso griego o español, el 95% de la deuda japonesa esta en manos de los ahorradores japoneses. De todos modos, se precisa una decidida reforma fiscal, incluyendo una subida del IVA, y  otras medidas sociales de difícil encaje en una sociedad conservadora y reacia a realizar cambios bruscos.

Los retos de Japón son enormes. La irrupción de China ya convertida en la 2ª economía mundial y la 1ª  asiática, plantea serias dudas sobre el actual modelo económico y social japonés. Los chinos, sus principales socios comerciales, ya están comprando empresas japonesas, interesados no tanto en el estancado mercado interior como en hacerse con las marcas y las tecnologías japonesas. Preocupa también la crisis del euro, si bien es el destino de solo el 10% de las exportaciones japonesas. Estas van principalmente a Asia (60%) y a EEUU (20%).

 

Japón precisa renovarse, recuperar la confianza de los ciudadanos en sus instituciones e incluso la autoestima y las motivaciones colectivas y personales para afrontar con decisión un futuro mejor. Pero tal vez la gran amenaza para Japón no es externa, sino interna. Debe corregir el bajo índice de fertilidad y el gran envejecimiento de la población. La crisis demográfica afecta al crecimiento económico, la demanda interna, el ahorro y la financiación del sistema de salud y de pensiones del país. Pero, sobretodo, debe renovar el funcionamiento del anquilosado sistema político del país.

  Publicado en el Butlleí del Centre d'Estudis Jordi Pujol, el 22 junio 2010

Kim Jong-il prepara su sucesión dinástica

Posteado el Junio 18th, 2010 en Corea,Presentació,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

En el régimen político norcoreano la sucesión en el ejercicio del poder supremo es un asunto familiar. Kim Il-sung, el fundador de la República Democrática Popular de Corea que falleció en 1994, designó oficialmente como sucesor a su hijo Kim Jong-il en 1980 en el 6º Congreso del Partido de los Trabajadores (PT). Contó con dos décadas para prepararse gradualmente y asegurarse el control del aparato político y militar del régimen, centrado en el PT y en la Comisión Nacional de Defensa (CND). Ahora, Kim Jong-il con 68 años  ha designado sucesor a su tercer hijo Kim Jong-un que cumplió 28 años el pasado 8 de enero. Sin embargo, este proceso sucesorio es más complejo que los anteriores.

 

Kim Jong-il sufrió un infarto cerebral en agosto de 2008 que le obligó a casi desaparecer de la escena pública durante 5 meses hasta que reapareció a principios de 2009 para recuperar “personalmente” las riendas del poder. En  abril fue reelegido presidente de la CND, revisó la constitución norcoreana y priorizó una política más militarista. Provocó una escalada de las tensión militar en el Noreste de Asia con varias pruebas balísticas a partir del 5 de abril y un segundo ensayo nuclear el 25 de mayo, todo ello para ganarse el firme apoyo del estamento militar. Pero en los últimos meses su estado de salud ha empeorado, también afectado por una diabetes. Las fotos captadas en mayo durante su último viaje oficial a Pekín evidenciaban una perdida de peso y movilidad que provocaron nuevas especulaciones interesadas sobre su mal estado de salud e incluso sobre la posible fecha de su muerte. Un “think tank” surcoreano, el Korea Institute for National Unification, llegó a afirmar, en base a unas filtraciones de informes médicos, que a Kim Jong-il le quedaban unos 3 años de vida. Otras fuentes afirman que no llegará al 2012, porque padece un cáncer de páncreas. Sin embargo, es harto difícil adivinar cuanto tiempo vivirá ni siquiera si el régimen norcoreano puede colapsar antes que su dictador.

 

Kim Jong-il tiene tres hijos varones: Kim Jong-nam de 39 años Kim Jong-chul de 30 años y Kim Jong-un de 28 años. En un país de base cultural confuciana, el sucesor tenía que recaer en su primer hijo. Sin embargo, Kim Jong-nam fue retenido en 2001 por las autoridades japonesas en el aeropuerto de Narita de Tokio cuando, con un falso pasaporte dominicano, intentaba entrar en Japón con su familia para visitar Dineylandia. Caído en desgracia y apartado de los focos del poder, reapareció en Pyongyang entre julio y septiembre de 2088 cuando su padre sufrió el infarto cerebral. Pero volvió en enero 2009  a su dulce exilio en Macao, una vez la sucesión se decantó en su hermano menor. El segundo hijo, Kim Jong-chul, aficionado a la música, quedó pronto descartado. Se  filtraron noticias sobre su incapacitación tras padecer un supuesto accidente de automóvil hace unos años, si bien otras fuentes han publicado que padece “disfunciones hormonales”. Se le consideraba demasiado débil y afeminado para liderar a los duros generales norcoreanos.

 

Solo quedaba la opción de Kim Jong-un, Es hijo de Ko Young-hee, tercera pareja de Kim Jong-il, fallecida en 2004 víctima de un cáncer. La figura de Kim Jong-un  ha sido promovida en los últimos meses por la propaganda oficial del régimen. Estudio unos 4 años en una escuela internacional privada en Suiza, aprendiendo incluso el alemán y el inglés. Una vez en Pyongyang en 2002 empezó la carrera militar en la Universidad Kim Il-sung, graduándose en 2007. Dicen que se parece físicamente y por temperamento a su padre, incluso ya pesa  a su joven edad unos 90 kilos.

 

El proceso sucesorio se aceleró el 7 de junio de 2010 al celebrarse bajo la presidencia de Kim Jong-il una sesión extraordinaria de los 687 miembros de la Asamblea Popular Nacional (APN). Se aprobó una amplia remodelación del Gobierno norcoreano con la designación de Choe Yong-rim,  como nuevo primer ministro, sustituyendo a Kim Yong-il a quien se le acusó de los desastrosos efectos de la reforma monetaria aprobada el lunes 30 de noviembre de 2009, una medida que golpeó duramente la economía provocando un gran descontento de la población. Kim Jong-il defenestró en esta remodelación gubernamental a los tecnócratas que habían iniciado algunas reformas conforme al modelo económico chino y ha vuelto a  situar a los duros y fieles camaradas del partido y del Ejército para girar hacia una economía más centralizada y planificada.

 

Sin embargo la decisión más crucial tomada por  la APN fue el nombramiento de Jang Song-thaek, 64 años y cuñado de Kim Jong-il, como vicepresidente de la Comisión Nacional de Defensa, lo que le convierte en el nº 2 del régimen. El rol de Jang Song-thaek, que cuenta de la plena confianza del dictador, se ha incrementado en los últimos dos años. Kim Jong-il, que no asistió, el 9 de abril, a la anterior reunión ordinaria de la APN, quiso dar trascendencia a un nombramiento que tiene un objetivo clave: asegurar la sucesión dinástica a favor de Kim Jong-eun, aún demasiado joven y sin la experiencia política y militar para liderar el país. Debido al delicado estado de salud de Kim II, éste contempla en su cuñado la figura del “regente” que guiará la transición dinástica, sobre todo ante un supuesto que un agravamiento de la salud del dictador provocase a corto plazo su muerte.

 

Jang Song-thaek que se incorporó como miembro de la CND en abril de 2009, hace solo algo más de un año, ha ido ganando viejos y nuevos apoyos dentro de la hermética cúpula militar, favorables a los intereses sucesorios del dictador. Pyongyang es una fuente de rumores que se refieren a purgas políticas e incluso muertes por presuntos accidentes o simples desapariciones de la escena política. A principios de junio y en vísperas de la reunión de la APN, destacados miembros de la cúpula política y militar fallecieron en misteriosos accidentes de tráfico. Es el caso de Ri Je-gang de 81 años con 37 años en puestos claves del PT y un potencial rival de Jang Song-thaek en la pretensión de convertirse en el nº 2 del régimen. No es una novedad que en Corea del Norte las reestructuraciones políticas o económicas suelen ir precedidas o acompañadas de purgas al viejo estilo staliniano. Ahora también se pretende renovar la octogenaria cúpula militar y favorecer la llegada de una nueva generación de militares capaces de sintonizar con el joven y futuro líder del régimen.

 

Cabe interpretar que el nuevo impulso del programa nuclear norcoreano y el torpedeo del buque surcoreano “Cheonan” responden al objetivo de generar apoyos dentro del estamento militar. Y no puede descartarse que, siguiendo esta estrategia, Corea del Norte pueda realizar en los próximos meses un  tercer ensayo nuclear. Pekín intenta enfriar el creciente belicismo de Pyongyang pero la tensión militar continuará porque responde a cuestiones de orden interno. La posición china ante la crisis intercoreana también continuará siendo ambivalente.

 

En definitiva, Kim Jong-il aspira a vivir para celebrar en 2012 el centenario del nacimiento de su padre y fundador Kim Il-sung, Si lo logra presumirá, a falta de logros económicos, del status nuclear del país y designará oficialmente como sucesor a su hijo Kim Jong-eun. 

 

Publicado en IGADI, el 18 junio 2010

Páginas: 1 2

  • Comentarios desactivados en Kim Jong-il prepara su sucesión dinástica

Elecciones locales en Corea del Sur: un claro aviso para Lee Myung-bak

Posteado el Junio 9th, 2010 en Corea,Presentació,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

El 2 de junio se celebraron elecciones provinciales y locales en Corea del Sur. 38.3 millones de ciudadanos, incluyendo 58.000 residentes en el extranjero y 12.000 extranjeros con un mínimo de 3 años de residencia en el país, fueron llamados a depositar su voto en los 13.388 colegios electorales. Cerca de 9.900 candidatos aspiraban a los 3.991 cargos políticos y administrativos en liza de distinto nivel, entre ellos 9 gobernadores provinciales y 7 alcaldes de las importantes capitales del país. Aunque no se trataba de unas elecciones legislativas, esta contienda electoral era considerada un test a las políticas desarrolladas por el presidente Lee Myung-bak y su Gran Partido Nacional (GNP), dos años y medio antes de las próximas elecciones presidenciales previstas para finales de 2012. Pero también se trataba de valorar las capacidades de la oposición, encabezada por el Partido Demócrata (PD) como alternancia política al partido en el Gobierno. Las diversas opciones políticas intentaron superar la apatía de muchos votantes desilusionados por la existencia de continuos casos de corrupción política y administrativa a nivel local. La desconfianza en los grandes partidos se reflejó en el elevado número de candidatos independientes que se presentaron a estas elecciones.

 

Varios temas de interés estatal centraron la campaña electoral. Lee Myung-bak que conserva un buen nivel de aceptación entre los ciudadanos, superior al 50%, esgrimió a su favor la superación de la recesión y la vuelta a la senda del crecimiento económico, y el haber reafirmado la imagen internacional del país como potencia media que acogerá en Seúl en noviembre la próxima cumbre del G20. Defendió su política de inversiónes en grandes infraestructuras como es el caso del magno y costoso proyecto de drenaje y recuperación de los márgenes de 4 principales ríos del país. También utilizó a su favor los efectos políticos del hundimiento del buque “Cheonan” por un torpedo norcoreano, hecho acaecido el 26 de marzo. Lee Myung-bak anunció el resultado de la investigación realizada por una comisión con expertos internacionales, precisamente el 20 de mayo, el mismo día en que se iniciaba la campaña electoral, en un acto celebrado en el Museo de la Guerra de Corea. Aquella agresión que causó 46 muertos afectó al sentimiento nacionalista de los surcoreanos, muy fatigados por las constantes amenazas militares y ambiciones nucleares del Norte. El 60% de los surcoreanos aprueban que Seúl apoye la toma de nuevas sanciones contra Pyongyang. Lee Myung-bak puso un gran énfasis en los logros económicos alcanzados y en la necesidad de potenciar la defensa nacional.

 

La oposición, en cambio, centró sus propuestas en las políticas sociales en favor de los más afectados por una crisis económica que está incrementando las desigualdades territoriales y sociales del país. Se opuso a los proyectos faraónicos que no se consideran prioritarios, como el de los 4 ríos que, además de su enorme coste económico, 19.000 millones $, podrían acarrear graves efectos medioambientales. Este controvertido proyecto ha provocado un encendido debate entre desarrollistas y verdes. El suicidio de un monje budista, el reverendo Moon-su, inmolándose el 31 de mayo como acto de propuesta contra el proyecto, impactaron en la opinión pública. El PD también criticó la utilización partidista del efecto “Cheonan” por parte del GNP como estrategia para dejar en un segundo plano otras cuestiones internas. El principal partido opositor reivindicó la “Sunchine Policy” para impulsar la reconciliación intercoreana, impulsada por el anterior presidente Roh Moo-hyun, fallecido en trágicas circunstancias hace un año.

 

El 2 de junio, el nivel de participación alcanzó el 54,5% del censo, un 2,9%  superior al de las anteriores elecciones locales de 2006 (el 51,6%). La segunda más alta participación desde que en las primeras elecciones locales celebradas en junio de 1995 se llegase al 68,4%. En 2010, la más alta participación de votantes se alcanzó en la isla de Jeju (65,1%), seguida de la provincia deSouth Jeolla Province (64,3%), la provincia de Gangwon (62,3%), la ptrovincia de South Gyeongsang 61,9%), las provincias del North Jeolla y North Gyeongsang (59,4%), las provincias de Noth Chungcheong (58,8%) y South Chungcheong (56,5%). En las áreas metropolitanas, en Seúl se alcanzó el 53,8%, en la provincia de Gyeonggy el 51,8% y en Taegu solo se llegó al 46%.

 

Los resultados electorales fueron inesperados. El GNP que las encuestas le otorgaban 10 de los 16 cargos de gobernadores y alcaldes, solo logró 6. E incluso en algunos casos vencieron por escaso margen. El conservador Oh Se-hoon fue reelegido como alcalde de Seúl con el 48,83% de los votos (2.086.127), con la ínfima ventaja de un 0,6%, solo 26.412 votos de diferencia sobre el candidato del PD Han Myeong-sook. El GNP también venció en la elección de los gobernadores de las provincias de Gyeonggi y North Gyeongsang y de los alcaldes de Daegu, Ulsan y Busan. Recibió un duro revés al perder en favor del PD, la alcaldía de Incheon, la segunda ciudad más importante del área metropolitana de Seúl. El PD logro 7 relevantes victorias en las provincias de Gangwon, North Chuncheong, South Chungcheong, North Jeolla y South Jeolla y las alcaldías de Incheon y Gwanju. Finalmente, el Liberty Forward Party logró la alcaldía de Daejon y dos candidatos independientes fueron elegidos gobernadores en las provincias de South Gyeongsang y la isla de Jeju.

 

¿Qué factores pueden explicar estos sorprendentes resultados electorales?

 

a)   El efecto “Cheonan” contra lo esperado, no benefició al GNP. Muchos votantes del GNP no acudieron a las urnas. En cambio, el voto joven, movilizado por las redes sociales como Twitter, decidieron esta vez ir a votar mayoritariamente por los liberales, atraídos por los mensajes pacifistas, verdes o reivindicativos en el ámbito social Los jóvenes, afectados por la crisis económica, sufren las mayores dificultades para entrar o permanecer en el mercado laboral. También las generaciones de los 30 y 40 años votaron pensando en los programas sociales propuestos por el PD a favor de las ayudas escolares y otras medidas de carácter social. El voto indeciso e oculto, un 10%, se decidió a votar en los últimos días, a favor de la oposición. Fallaron todas las encuestas realizadas antes. La ley electoral prohíbe publicarlas durante la semana anterior a la cita electoral.

 

b)   El factor “regionalismo” también ha influenciado en el resultado. Existe una enorme concentración de la población del país en el área metropolitana de Seúl, que incluye además de la capital,  Incheon y la provincia de Gyonggi. En esta área vive cerca del 60% de los 50 millones de coreanos . además del gap demográfico también se incrementa el gap económico. En el área de Seúl tienen su sede, además de los Poderes Públicos, los grandes chaebols, como Samsumg y Hunday. La conurbación de Seúl representa el 11% del territorio del país y produce el 55% del PIB coreano. También concentra las mejores infraestructuras académicas e culturales. El malogrado presidente Roh Moon-hyun propuso trasladar la capital administrativa desde Seúl a la provincia de Chungcheong, en el centro geográfico del país, pero el proyecto no contó con suficiente consenso. Lee Myung-bak, siendo alcalde de Seúl ya se opuso a la pretensión de Roh. Ahora en la presidencia, revisó el “proyecto Sejong”, abandonando la idea de trasladar la capital administrativa y dejándolo en un hub empresarial. Este cambio provoco que una mayoría de los ciudadanos de las provincias de North y South Chungcheong diesen un voto de castigo al GNP y votasen al PD.

 

c)   Los resultados electorales constituyen un claro aviso para el Gobierno. Lee Myung-bak, aunque de sus meritorios logros económicos e internacionales deberá repensar o reajustar algunas de las prioridades de sus políticas, incluyendo el proyecto de los 4 ríos. Tal vez no lo haga al menos a corto plazo. En este caso seguirá siendo visto por una parte del electorado como un líder que actúa con decisión pero no exento de una cierta arrogancia. Es un buen estadista, un gran hombre de acción pero quizás peca en “las formas” de actuar. Ello se manifiesta incluso dentro del propio GNP, donde las capacidades de influir de los partidarios de Park Geun-hye ha quedado muy disminuidas. El GNP es un partido con divisiones internas nada disimuladas.

 

El próximo 28 de julio el GNP celebrará su Congreso Nacional. Una buena ocasión para observar cual es la situación interna del GNP. Por su parte, el PD mira el futuro con más optimismo. Ha dado un paso importante para situarse con grandes expectativas cara las elecciones presidenciales del 2012. Pero hasta entonces debe concretar mucho más sus propuestas políticas si quiere ser una alternativita política convincente. No bastará con la cultura del no a Lee Myung-bak. Debe consolidarse como una alternancia política seria y con proyectos creíbles. Al PD aún le queda mucho camino por recorrer hasta la cita electoral de 2012. 

 Publicado en IGADI,. el 9 junio 2010

  • Continuar Leyendo Comentarios desactivados en Elecciones locales en Corea del Sur: un claro aviso para Lee Myung-bak

Nuevas frustaciones políticas en Japón

Posteado el Junio 8th, 2010 en Asia,Japó,Presentació,Publicacions / Publicaciones por Jaumegine

El 2 de junio, Yukio Hatoyama dimitió como primer ministro de Japón al perder el apoyo de los barones de su propio partido. Fue sustituido dos días después por el ex ministro de Finanzas Naoto Kan, el quinto primer ministro nipón desde que en septiembre de 2006 el carismático Juchimiro Koizumi (2001-2006) renunciase voluntariamente a su cargo. Desde entonces los también conservadores Shinzo Abe, Yasuo Fukuda y Taro Aso no duraron más de un año en el cargo. Ahora, el liberal Yukio Hatoyama, renunció tras solo algo más de 8 meses en el Gobierno. El gran objetivo de Naoto Kan consiste en lograr recuperar la estabilidad política y la confianza de los japoneses en el Partido Democrático de Japón (PDJ) para poder afrontar en mejores condiciones las próximas elecciones del 11 de julio en las que se renovarán la mitad de los miembros de la Cámara Alta.

 

Esta crisis política constituye una nueva frustración para la mayoría del electorado japonés que había confiado que el PDJ iniciase una nueva etapa de reformas políticas en el país tras el casi monopolio del poder político en manos del Partido Liberal Democrático (PDL) desde 1955. La victoria del PDJ en las elecciones para la Cámara Baja del 30 de agosto de 2009 había generado grandes expectativas de que por fin se impulsarían las reformas estructurales precisas para afrontar los grandes desafíos políticos, económicos y sociales del país.

 

Sin embargo, el PDJ es una partido joven, creado en 1996, sin experiencia ni coherencia política entre sus miembros. Sus carencias y contradicciones se incrementaron al constituir una coalición gubernamental con el Partido Socialdemócrata y el Nuevo Partido del Pueblo. Las ambiciosas propuestas recogidas en el programa electoral del PDJ ya provocaron entonces muchas reservas sobre si Yukio Hatoyama sería capaz de llevar a cabo, pasando de las palabras a los hechos concretos, las promesas electorales El PDJ pretendía recuperar las riendas efectivas de un poder que aún están en manos de los burócratas, las grandes dinastías políticas y los lobbies económico-empresariales. El nuevo Gobierno japonés se comprometió a corregir tal situación para convertirse en el responsable directo de la dirección, la planificación y la ejecución de las diversas políticas. Cabía esperar, como así ha sido, una fuerte resistencia de los poderes fácticos a la aplicación de unas reformas que podían afectar negativamente a sus intereses.

 

La gran prueba para el PDJ consistía en comprobar si, una vez en el gobierno del país, lograba evitar caer en los mismos tentáculos de aquellos poderes que ellos habían combatido desde la oposición. Pero cabe recordar que Ichiro Ozama, el líder del aparato del PDL y martillo acusador contra los últimos gobiernos del PLD, ya tuvo que dimitir, el 11 de mayo de 2009, como candidato electoral en favor de Yukio Hatoyama por haber aceptado, entre 2003 y 2007, la financiación de sus actividades políticas con unas donaciones ilegales de una empresa constructora. A pesar de este precedente, Ichiro Ozama conservó un gran poder dentro del PDJ como responsable de la estrategia electoral. Y en el pasado otoño volvió a ser acusado, afectando indirectamente a Yukio Hatoyama, por otros escándalos de financiación ilegal del partido y por evasiones millonarias de impuestos. Ahora, Ozama también ha dimitido de sus altas responsabilidades en el PDJ, lo que permitirá una profunda renovación de los cuadros del partido.

 

La caída de Yukio Hatoyama se explica por el olvido de los compromisos electorales. La decisión y el coraje que demostró al proponer las reformas se encontraron a faltar a la hora de intentar hacerlas efectivas. Difícilmente podía liderar el cambio un político que, al igual que Ichiro Ozama, pertenece a las grandes familias o dinastías políticas y lobbies económicos que han dificultado la emergencia de los nuevos liderazgos políticos que permitan renovar el anquilosado sistema político japonés. Durante estos 8 meses Yukio Hatoyama cometió varios errores políticos y su popularidad fue cayendo en picado hasta alcanzar solo el 10% de aceptación en la opinión pública. Y la crisis política se aceleró cuando el 28 de mayo renunció a su compromiso electoral de desmantelar la base militar estadounidense de Futenma, en la isla de Okinawa y se rompió la coalición gubernamental con la salida del Partido Socialdemócrata. Yukio Hatoyama había fracasado en sus negociaciones con la Administración Obama para alcanzar un acuerdo sobre aquella base. El hundimiento de la corbeta surcoreana “Cheonan” acaecido el 26 de marzo, una agresión atribuida a un torpedo norcoreano, no le ayudó precisamente, en un contexto de escalada de las tensiones militares en el noreste de Asia, a cerrar o trasladar una base que es clave en el esquema defensivo de la alianza militar entre EEUU, Japón y Corea del Sur en la región.

 

El nombramiento de Naoto Kan, de 63 años, ha sido bien aceptado. Se le considera un hombre de acción, pragmático y con experiencia en temas económicos. A diferencia de sus predecesores no pertenece a las grandes dinastías políticas del país. Al tomar posesión del cargo dejó patente su realismo ante la grave situación económica al reconocer que, desde hace dos décadas, la economía japonesa esta en un punto muerto, el crecimiento parado y los jóvenes no encuentran trabajo. Una situación que era consecuencia de la aplicación de unas políticas erróneas. Naoto Kan deberá afrontar la urgente reducción del enorme déficit público, algo que solo se logrará con una decidida reforma fiscal, incluyendo un incremento del IVA, y  con otras medidas sociales de difícil encaje en una sociedad conservadora y reacia a realizar cambios bruscos.

 

En el ámbito de la política exterior, Naoto Kan deberá rehacer las relaciones de confianza con EEUU que no han visto con malos ojos la caída política de Yukio Hatoyama. Este, en cambio, ha rehecho positivamente los puentes de relación con China y Corea del Sur. Solo dos días antes de su dimisión, había celebrado en la isla surcoreana de Jeju, una cumbre trilateral con el primer ministro chino Wen Jiabao y el presidente surcoreano Lee Myung-bak que aprobó el plan “Visión 2020” con vistas a constituir a largo plazo un gran mercado entre los tres países.

 

Los retos de Japón son enormes. La irrupción de China ya convertida en la 2ª economía mundial y la 1ª  asiática, plantea serias dudas sobre el actual modelo económico y social japonés. Un problema que también afecta a la UE. Japón precisa renovarse, recuperar la confianza de los ciudadanos en sus instituciones e incluso la autoestima y las motivaciones colectivas y personales para afrontar con decisión la actual crisis. Pero tal vez la gran amenaza para Japón no es externa, sino interna. Debe corregir el bajo índice de fertilidad y el gran envejecimiento de la población. La crisis demográfica afecta al crecimiento económico, la demanda interna, el ahorro y la financiación del sistema de salud público y de pensiones del país.

 Publicado en Estudios de Política exterior, el 8 junio 2010

Páginas: 1 2

  • Comentarios desactivados en Nuevas frustaciones políticas en Japón

Tailandia, una socidad dividida territorial y socilamente

Posteado el Junio 1st, 2010 en Asia,Presentació,Publicacions / Publicaciones,Tailàndia por Jaumegine

Tailandia, el bello país de las sonrisas, es hoy una sociedad más dividida social y territorialmente. La cruenta intervención militar para poner fin a la ocupación del centro comercial y financiero de Bangkok por parte de “los camisas rojas” provocó casi 90 muertos y 1.900 heridos. El peor final para una crisis que deja los problemas de fondo sin resolver y que, si no son pronto afrontados a través del dialogo político, pueden llevar a más radicales enfrentamientos. La imagen de un país atractivo para los inversores extranjeras y el turismo mundial ha quedado afectada muy negativamente. ¿Cómo se ha llegado a esta situación?

 

El conflicto arranca a partir del incruento golpe de estado militar que en 2006 y con el apoyo tácito del rey Bhuminol Adulyadej, derrocó al primer ministro Thaksin Shinawatra, justo triunfador en las elecciones generales celebradas en 2001 y 2005. Su popularidad y base electoral se sustentaba en el apoyo de las zonas rurales, las clases populares urbanas y también los estudiantes e intelectuales que valoraron positivamente sus políticas de creación o mejora de infraestructuras sociales, concesión de créditos y otras ayudas a los más desfavorecidos, especialmente los de las provincias y zonas del norte y noreste del país, tradicionalmente olvidadas por el poder central. En cambio, Bangkok y el sur del país son el feudo de los partidos apoyados por la elite político-militar, el ejército, las clases medias y los conservadores monárquicos. En las siguientes elecciones en 2007, los partidarios de Thaksin, entonces exilado en Londres, volvieron a triunfar en las urnas. Pero el Tribunal Constitucional disolvió en 2008 el partido del Gobierno, obligó a dimitir al primer ministro. A continuación, el Parlamento en una votación de dudosa constitucionalidad nombró nuevo primer ministro a Abhisit Veijativa, líder del partido opositor, apoyado por “los camisas amarillas”, que accedió al poder por la puerta trasera y sin un refrendo popular.

 

A la falta de legitimidad política de un gobierno que es fruto de las intrigas palaciegas y del Ejército se le sumó las consecuencias de la crisis económica. Esta no ha afectado a las clases dirigentes pero sí a las más desfavorecidas, incrementándose las desigualdades territoriales y sociales entre Bangkok y las provincias del Norte y noreste del país. Los camisas rojas que ocupaban Bangkok desde marzo exigían el adelanto de las elecciones legislativas, previstas en principio para el 2011. Aunque aceptaron el 4 de mayo una propuesta gubernamental para celebrarlas el 14 de noviembre, el diálogo se rompieron debido a unas nuevas exigencias de los líderes de los manifestantes, cada vez más divididos. Finalmente, El Gobierno que temía que el adelanto electoral conduciría a una nueva victoria de los partidarios de Thaksin, apoyó la intervención militar y la detención de varios líderes de los camisas rojas. Asimismo, un Tribunal dictó el 25 de mayo una orden de detención por delito de terrorismo contra Thaksin Shinawatra, ahora exilado en Dubai.

 

Esta crisis coincide con una etapa de fin del reinado. El Rey, hospitalizado desde septiembre y afectado por una infección pulmonar, ha guardado silencio o se ha visto incapaz de asumir el poder arbitral que jugó siempre en anteriores crisis políticas. Y la escasa popularidad y discutida reputación del príncipe heredero Maha Vajiralongkon, de 56 años, plantea más interrogantes sobre el futuro papel de la monarquía. La figura emblemática de Bhuminol, reconocida internacionalmente, es irrepetible y de difícil sucesión.

¿Qué ocurrirá en los próximos meses? La situación es grave. El Gobierno está desacreditado y sin mandato popular. La sociedad está más dividida y la economía debe recuperar la confianza de los mercados. El problema no reside en la fecha de las próximas elecciones legislativas sino en que condiciones políticas podrán celebrarse. La alternativa puede ser otro golpe de Estado por parte de los militares.

 

Tailandia está políticamente en un callejón de difícil salida y precisa contar con un gobierno legítimo, elegido democráticamente. Algo que es si cabe más urgente en la actual situación económica. Thaksin Shinawatra sigue siendo muy popular entre una mayoría de los tailandeses y es muy probable que sus partidarios vuelvan a vencer en una contienda electoral verdaderamente abierta. Pero para superar la doble crisis, política y socio-económica, Tailandia requiere previamente un gran pacto de Estado entre la Corona, el Ejército y los Partidos Políticos para establecer unas reglas básicas de compromiso para la celebración de unas elecciones plenamente democráticas y abiertas a todas las opciones políticas, el respeto del resultado electoral y del Gobierno salido de las urnas. Tailandia necesita una reconciliación y un consenso entre sus instituciones para asegurar la gobernabilidad del país y recuperar la confianza interna e internacional. Nada fácil cuando se acerca el fin del largo reinado de Rama IX.

  Publicado en el Butl.letí del Centre d'Estudis Jordi Pujol, el 1 junio 2010

  • Continuar Leyendo Comentarios desactivados en Tailandia, una socidad dividida territorial y socilamente